Danza

Desafío clásico para la Compañía Nacional de Danza

  • La CND presenta su nueva sección en el Teatro Real este jueves

  • La gala cuenta con Lucía Lacarra y con la pianista Rosa Torres Pardo como invitadas

Desafío clásico para la Compañía Nacional de Danza

Un nuevo reto para la Compañía Nacional de Danza. Esta vez con puntas y tutú. Este jueves se presenta la nueva sección clásica en una gala en el Teatro Real en la que se hará realidad uno de los compromisos de José Carlos Martínez cuando se puso al frente. La noche tendrá dos partes. La primera incluirá cuatro piezas: 'Tres preludios', de Ben Stevenson; 'Holber Suite', de Tony Fabre; 'El cisne blanco', de Ray Ibarra, sobre el original de Petipa; y 'Who Cares?', de Balanchine; mientras que la segunda será 'Sonatas', la primera coreografía de Martínez para la CND. Una desafío porque hacía 23 años que no se bailaba clásico. En septiembre, entraron nuevos bailarines para llenar este vacío. Pero el objetivo es que todos puedan bailar todo.

Entramos en el Teatro Real cuando sólo llevan unas horas ensayando la gala en el gran escenario. Es lunes por la tarde, el martes está programada la ópera de Haneke y el miércoles tocará ensayo general, un día antes de la presentación. No hay mucho tiempo pero hay que probar movimientos, coordinación, algo de vestuario, luces y música. Parte de ella sale del piano de Rosa Torres Pardo, que pide más iluminación para las teclas. El telón de terciopelo se levanta y descubre un fondo azul con dos lámparas. Entra una pareja de bailarines, luego otra... han empezado por 'Sonatas', la última de la noche, que cuenta con la música de Domenico Scarlatti y Padre Soler. Este último, sugerencia de Torres Pardo. Martínez da instrucciones en español, en inglés, todavía faltan algunos ajustes. Quedan tres días para la cita.

"No ha sido muy difícil llegar hasta aquí", nos explica el director de la Compañía, mucho más acelerado que de costumbre. "Es el resultado del trabajo que llevamos haciendo estos meses y cada vez hay etapas diferentes y vamos avanzando. Ésta es una etapa importante, porque se va a ver todo el trabajo de estos meses. Es muy importante para los bailarines estar en el Teatro Real, es muy importante para la CND y también creo que es algo importante que, después de casi 23 años, se haga repertorio clásico". Para la ocasión, el director, antiguo bailarín estrella de la Ópera de París, ha invitado a Lucía Lacarra, primera bailarina del Ballet de la Ópera de Munich, y a su compañero en esta formación, el albanés Marlon Dino.

Lucía, vasca y de 34 años, baila en el escenario y demuestra por qué tiene el 'Prix Nijinsky' (2002), uno de los premios más prestigiosos de la danza clásica. Ella es la primera de otro compromiso de Martínez, que bailarines que, como él, han desarrollado su carrera fuera de España, puedan bailar de vez en cuando con la CND. "Cuando Lucía baila son momentos mágicos", dice Martínez, "ella tenía muchas ganas de bailar en España y será la primera, pero habrá otros bailarines españoles que tendrán la oportunidad de venir a bailar con nosotros".

José Carlos Martínez

'La danza es placer y belleza'

Descanso y un momento para entrar en el camerino de Lacarra. Marlon Dino hace estiramientos en el suelo y Lucía nos cuenta, frente al espejo, cómo está yendo la experiencia. "Conozco a José Carlos Martínez desde hace años, hemos bailado juntos también y, desde un principio, le he apoyado en su nuevo rol como director y en esta nueva experiencia:

ofrecer algo que el público no ha tenido en los últimos años

y a mí me parece ideal, me parece que llega en un buen momento", asegura sobre una experiencia a la que ya está acostumbrada en su compañía: "Nosotros bailamos todo. Yo puedo bailar en una misma noche un ballet donde estoy descalza y llevo rodilleras, y luego me pongo las puntas y hago un completamente clásico". ¿Y qué espera para el jueves? "Espero que sea una noche maravillosa, que la gente disfrute, les parezca una buena iniciativa... la danza es placer, es belleza y está llena de emociones, de momentos excitantes, de momentos atractivos, llenos de ilusión, y eso es lo que intentamos ofrecer al público. Me gustaría que lo reciban, que lo perciban y que lo disfruten".

Como también espera disfrutarlo Rodrigo Sanz, que dejó el Ballet de la Ópera de Viena para embarcarse en esta aventura el pasado septiembre. Él baila en las 'Sonatas' y en 'Holber Suite'. "Estamos contentos", nos dice, "la experiencia está siendo muy agradable". Se confiesa, como sus compañeros, más que nervioso, excitado: "Tenemos muchas ganas de salir y hacerlo". La razón por la que quiso entrar en la CND es porque ésta se abrió a tantos estilos y repertorio. "Es algo muy atractivo para los bailarines, porque somos capaces de trabajar con distintos coreógrafos de diferentes etapas de la historia de la danza".

Nos sentamos con la pianista, con Rosa Torres Pardo. A ella le inspiran los movimientos de los bailarines y le parece una experiencia estupenda poder compartir con ellos esta gala. "Siempre he entendido la música a través de la danza, porque a mí en mi casa siempre me bailaban y me cantaban mucho. Echaba de menos que alguien bailara mientras yo tocaba y tuve la suerte de conocer hace ya algunos años a José Carlos. Simplemente me lo propuso y le dije que sí". Sólo lamenta que, como las partituras que interpreta tienen tantas notas, sólo pueda mirar a los bailarines de reojo. "Pero lo he grabado para ver las imágenes y ya las tengo en la cabeza. Así que voy respirando al mismo tiempo que ellos, porque ellos tienen una manera de respirar especial, la respiración del cuerpo. La mía es la de la música y tenemos que poner de acuerdo la manera de respirar". Sin duda, otro reto.

Presentación de la Compañía Nacional de Danza clásica. 14 de marzo. Teatro Real (Madrid). A las 20h. Entradas: de 12 a 56 euros.

¿Qué buscas?

Restaurantes

Provincia
Localidad
Tipo de cocina
Precio

Cines

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate