Metropoli

Blog Soñar despierto

Resumen de 2017 (y II): las peores películas

Después de haber seleccionado la semana pasada las diez mejores películas del año, aquí va la lista de las estrenadas en los últimos doce meses que menos me han gustado. No son necesariamente las peores sino las más decepcionantes, las más fallidas, las más irritantes... o las que son todo eso a la vez. Y, como ninguna merece destacar sobre las demás, ordenadas por riguroso orden alfabético.


Blade Runner 2049. Objetivamente, no es una de las diez peores películas del año. Pero se ha ganado con creces el derecho de aparecer en esta lista porque es la mayor decepción no ya del último año, sino de las últimas décadas. No sólo no está a la altura del original, cosa que era bastante previsible, es que es la peor película de la filmografía de un director tan interesante como Denis Villeneuve. Si Ryan Gosling está regularcillo, lo de Harrison Ford no tiene nombre, se nota demasiado que ha participado en el proyecto única y exclusivamente para pasar por caja. Lo peor de todo es que es pretenciosa y aburridísima.

La cabaña. Dios es una obesa mujer negra. Jesucristo, un tipo con rasgos árabes. Y el Espíritu Santo, una guapa joven asiática. Literalmente. Los tres acuden en ayuda de un hombre que ha perdido a su hija y ha sufrido un accidente en este ejercicio de proselitismo religioso que le da un nuevo significado a la expresión "ridículamente patética". Provoca incontrolables risas nerviosas.

50 sombras más oscuras. Como secuela, hace honor a la primera entrega. Y como adaptación cinematográfica, está a la altura del original literario de E.L. James. Es decir, que es tan mala como "50 sombras de Grey" y tan espantosa como la novela en que se basa. Además de ser muy malos actores, Dakota Johnson y Jamie Dorman se están ganando a pulso el título de peor pareja de la historia del Cine.


Ghost in the shell. El principal aliciente de esta adaptación de un manga japonés es ver a Scarlett Johansson haciendo piruetas embutida en un traje superceñido. Lo que pasa es que cuando se la ha visto durante, digamos, un minuto, la cosa empieza a ponerse repetitiva. Y como detrás no hay guion ni nada que se le parezca, la dirección es torpe, la estética cansina y el resto del reparto (en el que, inesperadamente, se encuentra la gran Juliette Binoche... que, como todo el mundo, tiene que pagar las facturas) no aporta nada, los otros 106 minutos se hacen eternamente soporíferos.


Liga de la Justicia. ¿Nadie la va a decir nunca a Zack Snyder que dirigir películas de superhéroes no es lo suyo? Si "El hombre de acero" ya le salió mal y "Batman vs. Superman" fue un completo desastre, con "Liga de la Justicia" se ha superado a sí mismo. El filme es de una torpeza supina, aburre a propios y extraños y ni siquiera tiene la espectacularidad necesaria para resultar visualmente atractivo. Y, para colmo, lo que hace Ben Affleck con Batman es, parafraseando a un personaje de "Ser o no ser", algo parecido a lo que hicieron los nazis con Polonia...


La Momia. Cualquier parecido entre esta película y los clásicos de la Momia es pura coincidencia. Los responsables de este vehículo a mayor gloria de Tom Cruise han perpetrado, da la impresión de que involuntariamente, una parodia de las películas de zombies (con alguna escena que parece sacada del videoclip de "Thriller") con la aparición estelar del Doctor Jekyll y Mr. Hyde y se han llevado a la momia de Egipto a la antigua Babilonia, porque así podían rodar una escena bélica ambientada en la Guerra de Irak. Demencial y delirante.


Mother! Encantado de haberse conocido y decidido a ser el más terrible de los enfants terribles, Darren Aronofsky ha montado un bodrio de dimensiones cósmicas. Si lo que pretende el director es descolocar al espectador y provocar su indignación, ha alcanzado plenamente su objetivo, y ojalá que eso le haga muy feliz y le vaya muy bonito. Porque de principio a fin la película pone a prueba la capacidad de resistencia del público, con una historia incomprensible y pedante, sin pies ni cabeza, y una puesta en escena relamida y autocomplaciente. Una mamarrachada irritantemente insoportable.


Red de libertad. La hagiografía de la monja Helen Studler, que salvó a cientos de judíos de los campos de concentración durante la II Guerra Mundial, es un melodrama acartonado, artificioso e impostado en el que es imposible creerse nada de nada. Más cerca de una película amateur en súper 8 que de un estreno comercial por lo paupérrimo de su producción, carece del más mínimo interés y todos los miembros del reparto han hecho trabajos mejores que éste.


La torre oscura. Este año se han estrenado dos adaptaciones de Stephen King. "It", que está bastante bien, y "La torre oscura", que es un monumental dislate. La narración es confusa; los efectos visuales, mediocres y el entretenimiento, que debería de ser su principal razón de ser, inexistente. No vale ni siquiera para echarse una buena siesta porque es demasiado ruidosa.


Una policía en apuros. Uno de los secretos mejor guardados del mundo del cine es el éxito de un cómico tan discutible como el francés Dany Boon. Si como actor tiene un pase gracias a su cara de chiste, como director es de una incompetencia alarmante. Aquí se limita a acumular, una tras otra, situaciones estultas y sonrojantes, dignas de chistes (malos) de niños de primaria. Y, para colmo, recurre como protagonista femenina a la cargante Alice Pol, una "actriz" que hace de la sobreactuación su razón de ser y que no tiene la más mínima gracia. Como la película dicho sea de paso...


1 » Comentario ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. oxo_ecano 30.dic.2017 | 21:08

    #1

    Las peores, más decepcionantes, más fallidas, más irritantes será para ti, no?

Queremos saber tu opinión
Participa
Comentario
Acepto las normas de participación
Queremos saber tu opinión
Usuario registrado