Metropoli

Blog Soñar despierto

Orgía de sangre

Dentro de la nueva línea de programación de Filmoteca Española (a la que habrá que darle más tiempo para valorarla en conjunto, aunque parece que los clásicos están perdiendo algo de peso), se agradece mucho el apartado titulado Cinéditos, que permite descubrir películas que, por extrañas e inexplicables razones, no han llegado a los circuitos comerciales, cuando, a priori, contaban con todas las papeletas para hacerlo. Una de ellas, proyectada durante el mes de junio, ha sido "Free Fire", del director británico Ben Wheatley.

Ensalada de tiros en un almacén abandonado

Wheatley es un cineasta extraño e inclasificable, capaz de firmar una joyita rompedora y provocadoramente iconoclasta como "Turistas" o de perpetrar un engendro insoportablemente pretencioso y relamido como "High-Rise". Afortunadamente, sin llegar a ser tan buena, esta "Free Fire" está más cerca de la primera que de la segunda. Aunque, a decir verdad, está más cerca de "Reservoir Dogs", de Quentin Tarantino, que de cualquier otra cosa.

La acción se desarrolla en Boston, en el año 1978, cuando, en un almacén abandonado, unos miembros del IRA se encuentran con una banda de traficantes de armas para hacer una transacción. Un par de malentendidos y alguna que otra palabra fuera de tono entre algunos de los sicarios provoca un larguísimo tiroteo indiscriminado que acabará como el rosario de la aurora. Como en las tragedias griegas clásicas, hay unidad de acción, tiempo y lugar.

Wheatley hace gala de mucho humor negro, con unos diálogos afilados y sarcásticos, y rueda con mucho pulso, aunque, en su afán de ser más tarantiniano que Tarantino, se le nota demasiado preocupado por recrearse en el morbo y por "épater le bourgeois" con imágenes truculentas y sanguinolentas que tienen hasta un punto demencialmente sádico.

Brie Larson rompe radicalmente con su habitual imagen de niña buena

Una de las grandes virtudes del filme, y uno de los principales motivos para no entender por qué no se ha estrenado comercialmente en España, es su brillante y heteróclito reparto, con Armie Hammer, Cillian Murphy, Sharlto Copley, Sam Riley, Patrick Bergin y una irreconocible Brie Larson, que acababa de ganar el Oscar por "La habitación" y rompe radicalmente con su imagen de niña buena para convertirse en una "femme fatale" de manual, con suma facilidad para engañar, traicionar, apretar el gatillo y usar todo tipo de violencia, tanto física como verbal. Todos brillan a gran gran altura y a ratos dan hasta la impresión de pasárselo bien... a pesar de la salvajada que están protagonizando.


Queremos saber tu opinión
Participa
Comentario
Acepto las normas de participación
Queremos saber tu opinión
Usuario registrado