Metropoli

Blog Soñar despierto

El huracán Alexandra

Aunque su rostro aniñado no lo aparenta, la neoyorquina Alexandra Daddario ya ha cumplido treinta años, catorce de los cuales los ha dedicado a la interpretación, en la que comenzó en 2002 con la serie de televisión "Todos mis hijos". A pesar de que es bella hasta decir basta, con cierto aire a Ava Gardner y una mirada azul de profundidad infinita, su carrera se ha desarrollado dentro de un perfil bastante bajo, centrada en la pequeña pantalla y con esporádicas apariciones en la grande, como la que hizo en "Percy Jackson y el ladrón del rayo". Pero, cuando parecía que se le iba a pasar el arroz y se iba a quedar en una aspirante a figura más, en los últimos dos años ha tenido lugar una inesperada conjunción astral que la ha lanzado al indiscutible estrellato y la ha convertido en una de las actrices del momento. Y del futuro más cercano.

True Detective

El momento de inflexión se produjo en 2014, cuando decidió romper con su imagen de niña buena y protagonizó, en la primera temporada de la excelente serie negra "True Detective", una escena subidísima de tono junto a Woody Harrelson. En ella descubrimos que, además de su belleza casi sobrehumana, no tiene nada que envidiarle anatómicamente a las grandes "maggiorate" de la historia del Cine. A partir de ese tórrido momento, su nombre pasó a ser, obviamente, uno de los más googleados en internet.

Convertida ya en sex symbol gracias a la extrema generosidad de la madre naturaleza, todavía le quedaba por demostrar lo más difícil, que tenía talento para su profesión. Y vaya si lo ha hecho en dos películas tan diferentes entre sí como "Enterrando a la ex" y "San Andrés".

Enterrando a la ex

La primera, dirigida por un "resucitado" Joe Dante (sí, el de "Gremlins"), es una comedia fantástica y muy negra en la que Daddario da vida a una chica gótica que se enfrenta casi a muerte con la ex de su novio... que es una zombie sin escrúpulos. Con mucho sentido del humor y una naturalidad desbordante, compone un personaje fascinante y adorable que, pese a no ser la protagonista, se lleva la función de calle.

San Andrés

En "San Andrés", una superproducción catastrofista de Brad Peyton a mayor gloria de Dwayne Johnson, no sólo sale airosa de varios terremotos devastadores, sino que se come al protagonista masculino (lo que tampoco tiene excesivo mérito, a la vista de las más que probadas limitaciones de Johnson) y es capaz de codearse de tú a tú con una veterana tan solvente como Carla Cugino. Siendo honestos, ella es, de lejos, lo mejor de la película.

Así lucirá junto a Dwayne Johnson en "Los vigilantes de la playa"

Y todo esto sólo ha sido el principio de un huracán que va a arrasar en los próximos meses como coprotagonista del drama romántico "The Choice", de Ross Katz, y como protagonista principal del thriller "Unreachable by Conventional Means", de Rory Rooney; de la tercera incursión tras las cámaras del gran William H. Macy "The Layover"; del drama fantástico de la franco-iraní Marjane Satrapi "The Extraordinary Journey of the Fakir", junto a Gemma Arterton y Uma Thurman; y, muy especialmente, de la versión cinematográfica de "Los vigilantes de la playa", de Seth Gordon, en la que repetirá junto a Dwayne Johnson y con la que amenaza seriamente con provocar más de un irreparable problema cardiaco.

Definitivamente, el huracán Alexandra no ha hecho más que despegar y le falta mucho, muchísimo, para volver a tocar tierra. Ni falta que hace. 

 

 


4 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. Escali 04.abr.2016 | 08:49

    #1

    ¿Dice usted que además es guapa?. He sido incapaz de centrar la vista en la cara.

  2. Dale 03.abr.2016 | 02:46

    #2

    Se podría llegar hasta a decir que la misma cara /cutis de Daddario - a su vez, nominalmente tiene resonancias dadaístas: perturbadoras porque así lo era el dadaísmo; y porque dada invita al juego, no sólo por el movimiento lujurioso que pone en acción la lengua al pronunciar esas sílabas, sino por el juego inocente, como una provocación ingenua que invita a compartir y empezar unas risas: da-da - es igual de redonda, suave y con curvas en las delimitaciones de sus facciones (pómulos, nariz, frente, barbilla) que sus pechos; sumado al pelo largo, de nuevo con forma esférica (globosa) que parece que envuelve en otra capa y esos ojos que son como dos abismos infinitos que llaman hacia una perdición total y riman con los dos pezones, uno diría si acaso es una rima perfecta hecha ex profeso por un dios bromista y sensual, entre dos partes distantes de la anatomía femenina: la naturaleza diabólica poética-utilitaria de un ejercicio de Dios perfecto.

  3. Cosmonauta 03.abr.2016 | 13:40

    #3

    Todo lo que se me ocurre decir después de ver a esta hermosura de mujer, iba a sonar de un machismo censurable en los oídos de las feminazis, así que me lo callo.

  4. jmalaga2008 07.abr.2016 | 06:45

    #4

    ¿Bella hasta decir basta? A mí me parece basta y con un rostro vulgar de "beauté" yanqui. Los ojos si los tiene bonitos, aunque -tal como está la cosa- parecen lentillas. ¡Cuidado! Eso no quiere decir que no esté más buena que el común de las mortales. Y que a más de uno nos volvería locos una novia así, pero ¿Ava Gardner? ¡Ni de coña! Y ¿qué decir de nuestra Sarita cuando tenía 20 y 30 y 40 años? Sarita sí que era bella hasta decir basta. Y le daba veinte mil vueltas a la mayoría de las divas de Hollywood. En fin, se supone que deberíamos estar hablando del talento de la señora, aparte de sus dotes físicas, pero yo no he empezado. Que conste.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate