Metropoli

Blog Soñar despierto

El insufrible Eddie

Imitando a Stephen Hawking en "La teoría del todo"

El año pasado me pareció bastante discutible la decisión de la Academia de Hollywood de concederle el Oscar al Mejor Actor a Eddie Redmayne por su "interpretacion" en "La teoría del todo". Lo que hacía en esa película el actor británico no era exactamente interpretar, sino más bien imitar hasta el límite, includos el más mínimo gesto o el más mínimo detalle, al científico Stephen Hawking. Con el añadido de los problemas físicos del personaje, que multiplicaban exponencialmente el dramatismo, para conmover a unos votantes que suelen ser muy sensibles. 

Uno de los mohínes de Redmayne en "La chica danesa"

Este año, Redmayne vuelve a aspirar a la estatuilla por dar vida en "La chica danesa" a otro personaje real, el pintor danés Einar Wegener, que cambió de sexo para convertirse en Lili Elbe. Como en este caso no puede imitar al original por no haberle conocido y disponer de escaso material audiovisual, ha tenido que componer el personaje.

Y lo ha hecho de una de las maneras más cargantes que uno recuerda, amanerándose, engolándose, intentando emocionar con cada mueca, con cada frase, pensando, casi única y exclusivamente, en ganar el segundo Oscar consecutivo (y tomar el relevo de Tom Hanks, el último en conseguirlo), sin importarle lo más mínimo la película, que se resiente mucho, muchísimo de su composición,porque para que funcionara el filme era imprescindible la empatía del público con el/la protagonista, y no se produce en ningún momento porque lo que vemos no es a un ser humano atormentado sino a un actor trascéndiendose a sí mismo y pensando en tocar la gloria. (La errática puesta en escena de Tom Hooper también tiene bastante culpa, pero no viene al caso).

Su inenarrable caracterización en "El destino de Júpiter"

Éstas son las dos películas más célebres de Redmayne, pero no las únicas en las que se puede apreciar su personal estilo. En la deleznable "El destino de Júpiter", de los hermanos Wachowski, se marca un ejercicio de histrionismo abolutamente insoportable. Entre la demencial caracterización (con un maquillaje y unos peinados imposibles), sus salidas de tono, su pertinaz afán por robar cada plano y su nula capacidad de contención, Redmayne consigue ser lo peor de una película en la que casi todo es malo. En eso, hay que reconocerle que la cosa tiene su mérito.

En cualquier caso, algo bueno sí tiene el muchacho: por contraposición, hace mucho mejores a las actrices con las que trabaja. Si son buenas, como es el caso de las espléndidas Felicity Jones en "La teoría del todo" y Alicia Vikander en "La chica danesa", parecen todavía mejores. Si son más bien limitadas, tal que Mila Kunis en "El destino de Júpiter", se vienen arriba y ganan muchos enteros.

¿Quiere todo esto decir que Eddie Redmayne es un mal actor? Pues tal vez sí o tal vez no. Porque, haga lo que haga, siempre es Eddie Redmayne. Y eso lo hace estupendamente, lo que ya es componer un personaje a la perfección... 


2 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. YolandaBlahnik 31.ene.2016 | 09:17

    #1

    Es un actor poco conocido al punto que la mayoría no recuerda su nombre, y se refieren a el como el muchacho que ganó el Oscar en 2015. Eddie Redmayne está lejos de ser "Estrella de Hollywood", aunque el tío es atractivo dista mucho de encajar en el grupo de guaperas como Michael Fassbender o Eric Bana. Su interpretación como trans es realmente magistral, se introduce en el personaje, lo borda. De llegar a repetirse el Back to Back en la categoría de Oscar a mejor actor protagónico será algo totalmente merecido.

  2. sondemar66 31.ene.2016 | 09:49

    #2

    Toda la razón la película es uno de los mayores aburrimientos que he visto. Un petardo que no interesaba nada y que no veía el momento de acabar. Y el tio super grimoso pero tanto vestido de mujer como de hombre.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate