Metropoli

Blog Soñar despierto

Dinosaurios y tías buenas

El estreno de la cuarta entrega de la franquicia Parque Jurásico, la superespectacular "Jurassic World", pone de manifiesto, una vez más, el interés del público por la Prehistoria y sus circunstancias, con sus dinosaurios, tiranosaurios y pterodactilos, que tanto juego dan y tantas virguerías permiten a los departamentos de efectos visuales.

Muchas han sido las películas que han abordado el tema a lo largo de los años. Para empezar, sagas de animación como "En busca del valle encantado" o "Ice Age", además de la producción de Disney "Dinosaurio". Y, ya con personajes reales, títulos como "10.000 a.C", de Roland Emmerich, o "En busca del fuego", de Jean-Jacques Annaud. Sin olvidar las diferentes entregas de "Los Picapiedra", la superproducción muda "El mundo perdido", que adaptaba la novela homónima de Arthur Conan Doyle, las distintas versiones de "La máquna del tiempo", sobre el relato de GH.G. Wells, y hasta uno de los episodios de "Las tres edades", esa obra maestra indiscutible de Buster Keaton.

Raquel Welch y sus acólitas prehistóricas

Pero si hay un filme mítico, que sobresale por méritos propios por encima de todos los demás, ése es, sin duda, "Hace un millón de años". Rodado por Don Chaffey en 1966, es una de las cumbres del arte pop, del kitsch y de la cultura trash. Y no precisamente por su virtudes cinematográficas, que tiene unas cuantas, empezando por unas divertidas y resultonas batallas entre saurios, fruto de la imaginación y el talento de ese gran genio que era Ray Harryhausen y de sus maravillosas maquetas artesanales.

Si por algo "Hace un millón de años" se ha hecho con un huequecito en la historia del Cine, es por su rompedor, imaginativo y perverso diseño de vestuario, que se plasma en los escotados y ceñidos biquinis que llevan las perfectamente depiladas miembras (que diría una pésima ministra de infausto recuerdo) de la imaginaria tribu de las Conchas, con una impresionante Raquel Welch, en su mejor momento físico y profesional, a la cabeza. La rotunda y exuberante imagen de la actriz estadounidense embutida en sus diminutas pieles queda como un icono imborrable de la cultura popular y como uno de los más grandes símbolos sexuales de todos los tiempos.  

La mezcla de dinosaurios y tías buenas ligeras de ropa funcionó como un tiro en la época y la película se convirtió en el mayor éxito comercial de la productora británica Hammer, especializada en cine de terror pero que aquí dio, y cómo, en la diana, cambiando de registro. Nada es ni mínimamente creíble y no se puede decir que el paso de los años le haya sentado excesivamente bien pero, aun así, se mantiene, y se seguirá manteniendo, como un título de culto. Y con la virtud añadida de que nada, pero nada, de lo que sale en ella está retocado digitalmente...

Y además...

Reportaje (con entrevistas y vídeo) de Metrópoli sobre el estreno de "Jurassic World".

 

 


3 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. Angel Vadillo Sanz avadis 15.jun.2015 | 09:21

    #1

    Y además de esa mujer, no hay que olvidar otras, por ejemplo la que fuera míos mundo,la puertorriqueña,de piel trigueña,

  2. Adon 15.jun.2015 | 20:32

    #2

    Ay Dios mío, la Raquel, prehistóricamente hermosa. Andy Dufresne se consoló con su poster en Shawshank Redemption.

  3. aledi_elmundo 16.jun.2015 | 21:45

    #3

    ¡Eso si era una modelo! Lo demás son perchas.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate