Metropoli

Blog Soñar despierto

¿La imaginación al poder?

"Dando la nota: aún más alto", la película más vista del último fin de semana

La película más vista en España durante el fin de semana del 22 al 24 de mayo ha sido "Dando la nota: aún más alto". La segunda, "Mad Max: Furia en la carretera". La tercera, "Poltergeist". Y la cuarta, "Vengadores: la era de Ultrón". Todas ellas producciones estadounidenses y todas ellas remakes o secuelas de grandes éxito del pasado.

Por muy bien que estén (y, de hecho, algunas, como la nueva entrega de Mad Max y la revisión de los fantasmas catódicos de "Poltergeist", mejoran notablemente a los originales), es una prueba irrefutable del punto de decadencia al que está llegando la cosa esta del cine, que en algún momento llegó a ser definido como el Séptimo Arte y al que Hollywood está convirtiendo en una industria en cadena más parecida a la de fabricación de tornillos, en la que lo único que cuenta es conseguir recaudar mucho sin perder tiempo en esa cosa tan absurda y pasada de moda que es pensar. 

Shirley MacLaine y Christopher Plummer en la nueva versión de "Elsa y Fred"

No sólo eso. Cuando no tienen una buena secuela que llevarse a sus afilados colmillos, los prebostes de las grandes multinacionales se aplican a rajatabla la frase de Unamuno "Que inventen ellos", en referencia a los cineastas europeos, australianos, asiáticos y latinoamericanos, y si sus inventos funcionan, los compran y hacen nuestras propias versiones, con actores más conocidos. Se podrían citar muchos ejemplos pero, para ir un poco al hilo de la actualidad, ahí va el más inminente: en un par de semanas se estrena en España "Elsa y Fred", con Michael Radford ejerciendo de Marcos Carnevale y Shirley MacLaine y Chistopher Plummer sustituyendo a China Zorrilla y Manuel Alexandre. ¿De verdad era necesario?

Y luego está el tema de las trilogías, que daría para un ensayo sociológico de centenares de páginas, en cualquier Facultad de Economía. Se podría titular "Cómo sacarle leche a una vaca hasta después de muerta". ¿Existe algo más torticero y perverso que partir un libro por la mitad para convertirlo en dos películas y obligar al sufrido espectador a pagar dos entradas para ver cómo acaba una historia? ¿O que convertir 200 páginas en casi nueve horas de metraje a base de repetir situaciones, añadir personajes y alargar innecesariamente batallas y peleas?

"Mandarinas", una obra maestra

Lo de la imaginación al poder se ha convertido, al menos en Hollywood, en una utopía. Menos mal que todavía nos queda el resto del mundo y podemos disfrutar de maravillas como "Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia", "Güeros", "Corn Island" o "Mandarinas". Aunque, probablemente, sólo sea cuestión de tiempo que nos lleguen, apoyados por un atronador despliegue de publicidad y márketing, sus remakes correspondientes...

 

 


Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate