Metropoli

Blog Soñar despierto

Crónicas del horror

Esta semana se han cumplido 40 años del final de la Guerra del Vietnam (o de la Guerra americana, como la llaman, con todo el sentido del mundo, los vietnamitas). Un conflicto que se ha visto reflejado en innumerables películas norteamericanas, caracterizadas todas ellas por el pesimismo y la amargura, puesto que la inapelable derrota sufrida por Estados Unidos en el sudeste asiático no se prestaba precisamente a laudatorias hazañas bélicas como las que retrataban la II Guerra Mundial, la Guerra de Corea o, más recientemente, las Guerras del Golfo.

Si hay que destacar una película por encima de todas, tiene que ser obligatoriamente "Apocalypse Now" (1979), firmada por Francis Ford Coppola. No sólo estamos hablando de la película que mejor reflejó el horror y el sensentido de esa guerra sino de todas las guerras y, probablemente, de la mejor película bélica de todos los tiempos. 

Robert Duvall en plena carga de su caballería de helicópteros

Basado en la novela "El corazón de las tinieblas", de Joseph Conrad, el proyecto más megalómano del megálomano Coppola tardó varios años en llegar a buen puerto: la primera versión del guion la redactó John Milius ¡en 1969! El rodaje se llevó a cabo, por cuestiones logísticas, en Filipinas, y duró catorce meses (incluidos varios tifones). El montaje necesitó dos años. Y se invirtieron en ella más de 30 millones de dólares de la época, una cifra brutal que le costó prácticamente la bancarrota a Coppola. Pero el resultado mereció todos estos esfuerzos.

Desde el plano inicial, en el que un bosque entra en ignición tras sufrir una rociada de napalm, hasta esa carga de la caballería de helicópteros que comanda el psicópata cowboy Robert Duvall al ritmo de "Las Walkyrias", pasando por el brutal monólogo de Marlon Brando (en el último papel destacable de su carrera) en el que pronuncia la mítica sentencia de "He visto el horror", "Apocalypse Now" no se limita a mostrar la guerra y retratarla, nos sumerge en ella, nos hace experimentarla, sentirla y padecerla, temerla y sufrirla, y, sobre todo, odiarla profundamente.

Es una película que hay que revisar periódicamente, porque a cada nuevo visionado se descubren cosas nuevas. Eso sí, recomiendo vivamente hacerlo con la versión, por así decirlo, antigua, que es la que se estrenó en 1979, absolutamente perfecta. La versión llamada Redux, que se puede encontrar disponible en dvd, alargada innecesariamente por Coppola con largas secuencias que no estaban en el primer montaje y a él le deben parecer fundamentales pero que en realidad no aportan nada tiene un ritmo mucho más cansino y, aunque sigue siendo una obra maestra, no es tan perfecta.

Tom Cruise en "Nacido el 4 de julio"

Si "Apocalypse Now" es la mejor película sobre la Guerra del Vietnam (o guerra americana, insisto), en el lado contrario de la balanza hay que colocar la trilogía que le dedicó Oliver Stone, compuesta por "Platoon" (1986), "Nacido el 4 de julio" (1989) y "El cielo y la tierra" (1993). En todas ellas, el cineasta neoyorquino exorciza sus propios demonios, fruto de haberse alistado como voluntario. Y si la primera tiene un pase, las dos siguientes son insoportables, tanto por el mareante y absurdo estilo lisérgico de Stone (que todavía parecía estar afectado por las sustancias psicotrópicas que consumía regularmente junto al Mekong) como por su maniqueísmo y un muy mal entendido compromiso social e ideológico que hace que sus mensajes produzcan un efecto completamente contrario al deseado.

Claro que comparar a Francis Ford Coppola con oliver Stone es como comparar a Ferran Adriá con el insensato que hizo un león comegamba...


1 » Comentario ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. Leopold69 03.may.2015 | 05:26

    #1

    Tambien pienso que Apocalypse Now es una de las 5 mejores peliculas de la Historia del cine, y estoy de acuerdo que las pelis de Stone se quedan atras (pero no son nada malas), pero lo de la última frase es de vergüenza y hunde por completo todo el articulo, hasta entonces bueno. Lees esta frase, absurda, ligera, de barra de bar, y te has olvidado de todo el resto. Si fuesemos a comparar a Coppola y Stone, podríamos decir que Coppola es Bocuse y Stone Adria (que de cocinero tiene poco, es más bien un quimista). Coppola es la esencia del cine, Stone es el nuevo que intenta llegar a una nueva esencia. Pero me temo que esa frase simplemente tiene tintes político, al Sr Luchini no le debe de gustar el progresismo de Stone, no hay que ir más allá...

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate