Metropoli

Blog Soñar despierto

Poderío pelirrojo

Julianne Moore en "Siempre Alice"

Nada más terminar de ver el conmovedor melodrama "Siempre Alice", todavía emocionado con la sublime interpretación de Julianne Moore y apabullado por lo cruel que puede llegar a ser la enfermedad más terrible que existe, el síndrome de Alzheimer, no pude evitar llegar al convencimiento de que Moore es, de lejos, la mejor actriz de su generación y, desde luego, una de mis preferidas de todos los tiempos.

Amy Adams en "La gran estafa americana"

Dándole vueltas al tema, me pregunté cuáles son las actrices actuales que justifican por sí solas, al margen de la película en la que intevengan, pagar una entrada de cine. Y sólo pude encontrar otras dos: Amy Adams y Emma Stone. Se da la curiosa coincidencia, ¿o no es tal?, de que las tres son pelirrojas, exactamente igual que mi actriz favorita de la historia del cine, ese terremoto de origen irlandés que responde (porque, camino de los 95 años, todavía está viva y es, quizá, el último baluarte del Hollywood clásico) al nombre de Maureen O'Hara.

Emma Stone en "Rumores y mentiras"

Al margen del color del pelo, tan agradecido cuando está bien fotografiado, las cuatro, cada una de una generación diferente, comparten otras muchas características. Por encima de todo, un talento innato para la interpretación, un magnetismo casi hipnótico y una extrema versatilidad que les permite funcionar en cualquier género, del drama a la comedia, pasando por las aventuras o la ciencia ficción, y no sólo mantenerles el pulso, sino ganárselo, a grandes de la interpretación como John Wayne y Charles Laughton (O'Hara), Anthony Hopkins y Kevin Spacey (Moore), Clint Eastwood y Meryl Streep (Adams) o Paul Giammati y Colin Firth (Stone), por citar sólo unos cuantos casos.

Maureen O'Hara en "El hombre tranquilo"

Son todas actrices de carácter, con personalidad y voces poderosas, que, por supuesto, no siempre han trabajado en proyectos a su altura. Pero, por muy malas que hayan sido las películas que han protagonizado -y todas cuentan con varias muy malas en sus filmografías-, sus interpretaciones y, sobre todo, la luminosidad que desprenden y la forma en que la cámara las idolatra incondicionalmente, justifican de sobra el visionado de esos títulos que, sin ellas, no tendrían ni un pase y habría que devolver a los corrales.

Me voy a mojar y voy a decir cuáles son mis interpretaciones favoritas de cada una. De más veterana a más joven, en el caso de Mauren O'Hara es muy fácil: tuvo la fortuna de intervenir en la mejor película de todos los tiempos, "El hombre tranquilo", de John Ford. En el de Julianne Moore, me quedo con su inhibición de cuello para arriba y de cintura para abajo en "Vidas cruzadas" y el recital de "Siempre Alice". Amy Adams, por su parte, lo borda en "Junebug" y "Golpe de efecto". Emma Stone, la benjamina del cuarteto, está inmejorable en "Rumores y mentiras" y "Criadas y señoras".

Ninguna de las cuatro ha ganado nunca un Oscar, una prueba más de la ceguera de la Academia de Hollywood y la poca credibilidad de estos premios, aunque tres de ellas tendrán gran protagonismo en la ceremonia de 2015. O'Hara va a recibir la estatuilla honoraria, como si eso sirviera para compensar el demencial hecho de que nunca ha estado nominada (recordemos que Sandra Bullock y Kim Basinger no sólo han estado nominadas, sino que ¡han ganado!). Moore es la gran favorita para hacerse con el premio a Actriz Principal, por "Siempre Alice", en su quinto intento, que ya es hora. Stone se estrena como candidata por "Birdman", pero va a ser una mera comparsa ante la unánime favorita, Patricia Arquette ("Boyhood"). Y Adams, que acumula cinco candidaturas infructuosas, ha sido ninguneada en las nominaciones, pese a a haber logrado el Globo de Oro por "Big Eyes", mientras que figura como finalista una Reese Whiterspoon que roza lo patético en "Alma salvaje".

Con premios o sin ellos, que al fin y al cabo no son más que vanidad efímera, estas cuatro pelirrojas son responsables de que muchísimos espectadores, como reza el encabezamiento de este blog, hayamos soñado despiertos. Y eso no tiene precio.


1 » Comentario ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. espaldator 27.ene.2015 | 19:42

    #1

    Emma Stone es rubia natural no pelirroja y tiene tanto películas con un color de pelo como con el otro así que quizás acabe ganando un Óscar, quedando por saber si lo hace de rubia, pelirroja, morena, de azul o calva.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate