Metropoli

Blog Soñar despierto

Pajares y Esteso

Postrado por una molesta gripe, con un frío polar en las calles y sin un mal partido de fútbol que llevarse a los dientes (porque los multimillonarios también tienen derecho a vacaciones, qué caray), las pasadas navidades no se me ha ocurrido nada mejor como antídoto para sobrevivir a tan falsamente entrañables fechas que organizarme en casa una antológica de Andrés Pajares y Fernando Esteso. Me refiero solamente a las películas en las que los dos cómicos trabajaron juntos, que todo tiene un límite.

Entre 1979 y 1984, siempre a las órdenes del prolífico y estajanovista Mariano Ozores, Pajares y Esteso rodaron nueve películas: "Los bingueros", "Los energéticos", "Yo hice a Roque III", "Los chulos", "Los liantes", "Todos al suelo", "Padre no hay más que dos", "Agítese antes de usarla" y "La Lola nos lleva al huerto". Prácticamente todas fueron grandes éxitos de público y de taquilla, que no de crítica, aunque a día de hoy resulte muy difícil de explicar y de entender. ¿O tal vez no tanto?

Los liantes

Son, todas ellas, películas absolutamente coyunturales, escritas a toda velocidad y rodadas toscamente, con una limitaciones técnicas más que evidentes, que se burlan de temas de actualidad en la época (no hay más que fijarse en los muy expresivos títulos) y están cargadas de chistes que hacen referencia de forma nada sutil a la situación política del momento y a los personajes que por entonces copaban las revistas del corazón. De hecho, muchos de esos chistes resultarán absolutamente incomprensibles para cualquier menor de 40 años que vea los filmes, pero en su momento funcionaban. Como funcionaban los secundarios habituales, Antonio Ozores y Juanito Navarro, que vivían tiempos de gloria en televisión.

Los bingueros

Y luego está, claro, el tema de las mujeres. Llevando el landismo, y el más rancio machismo carpetovetónico, varios pasos más allá, Pajares y Esteso hicieron soñar a todos los españolitos con que cualquier tipo podía estar rodeado de bellezones ligeras de ropa. Bueno, más que ligeras, completamente desnudas. Y nada de por exigencias del guion, porque sí, y punto. Porque la única misión de la actrices que aparecen en estas películas es quitarse la ropa con alegría y hablar poco (y encima de que hablaban poco, casi siempre dobladas, porque guapas eran, pero lo que es grandes intérpretes...). Casi todas ellas están desaparecidas del mapa artístico: África Pratt, Roxana Dupré, Isabel Luque, Norma Duval, Loreta Tovar, Marcia Bell, Adriana Vega, Jenny Llada, Sara Mora, Azucena Hernández, Beatriz Escudero, Mirta Miller... pero a más de uno y a más de dos le debieron de dar una alegría durante la Transición.

(Lo dicho vale para todas las películas menos una, "Padre no hay más que dos", rarísima avis en la que nuestros hombres se dirigían al público familiar, aprovechando el éxito de los protagonistas más jóvenes de "Verano azul", y lucían sus dotes como cantantes. Es una película de Pajares y Esteso pero no parece una película de Pajares y Esteso. De lejos, la peor de todas).

Los chulos

En general, salvo contados momentos, me han parecido todas bastante deficientes (cosa, por otra parte, más que predecible) y, si tengo que elegir una sola, me quedo con "Los chulos". No porque sea especialmente mejor que las otras pero sí porque es la que menos ha envejecido: la red de corrupción política, urbanística y social que describe no tiene nada que envidiarle a las que se suceden, día sí y día también, en la España actual. Al final va a ser que las películas coyunturales de Pajares y Esteso no eran tan coyunturales. O que en este país la coyuntura no cambiará nunca...

 

 


Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate