Metropoli

Blog Soñar despierto

Un festival diferente

Cada año se celebran en todo el mundo miles y miles de festivales de cine. Excepción hecha de los grandes (Venecia, Cannes, Berlín, San Sebastián en España), que reciben una desmesurada cobertura mediática, la mayoría de ellos suele pasar inadvertida para el público que no vive en la localidad en la que se desarrollan. Y no es justo, porque algunos, por la originalidad de su enfoque o por su espíritu lúdico y multidisciplinar, merecerían mucha más atención. Es el caso del Douro Film Harvest, cuya sexta edición tuvo lugar a mediados de diciembre en Portugal.

Fotograma de "Finding Gastón"

Como el añorado Cinegourland que dirigía nuestro compañero y amigo Pepe Barrena primero en Laguardia y después en Getxo, este festival está consagrado a la gastronomía y, obviamente dada su ubicación, al vino. Tal es su especialización que el jurado encargado de premiar los filmes a competición en las categorías de Wine Films y Food Films lo integran cineastas y críticos, claro, pero también bodegueros y chefs estrellados. Los ganadores de este año han sido dos muy interesantes documentales. En Wine Films, "Someone's harvest", de Zhang Tao, una oda al vino que propone un recorrido enológico por media Europa. Y en Food Films, "Finding Gastón", de Patricia Pérez, un retrato del peruano Gastón Acurio, uno de los cocineros más internacionales del mundo y que tiene muchas papeletas para ser el próximo presidente de su país.

Pero si sólo fuera un concurso especializado, no dejaría de ser un festival temático más. Lo que hace diferente, y mucho, a Douro Film Harvest es su implicación extrema con los paisajes, los paisanajes y la cultura de la zona en que tiene lugar. Así, no hay una sede estable de proyecciones, sino que éstas se desarrollan en un área de casi cien kilómetros, desde Oporto hasta los distintos pueblecitos de la hermosísima zona vinícola del Douro. También hay eventos en viñedos y bodegas, visitas a museos, mercadillos solidarios de productos gastronómicos artesanos típicos y menús relacionados con la programación. Todo un plan interactivo para resaltar la cada vez más fructífera interacción entre el cine, la gastronomía y el vino y promover la participación activa de lugareños y visitantes y que no se circunscribe a las fechas del festival, sino que se prolonga a lo largo de los doce meses.

Este año, además, el país invitado ha sido España. De tal forma, se ha proyectado una pequeña selección de producciones más o menos recientes ("Caníbal", "Vivir es fácil con los ojos cerrados" y "10.000 km") y por los escenarios del certamen han pasado actores como Ruth Gabriel, Jorge Sanz o Ivana Baquero (junto a los que también estuvo el invitado de honor, Oliver Stone, que presentó su polémica y, como es habitual en él, sesgada, historia de los Estados Unidos). Pero la relación con nuestro país no se queda ahí: está en estudio, y bastante avanzada por cierto, una posible asociación con Zamora de tal forma que, en años venideros, el Douro y el Duero se den la mano, unidos por el celuloide, sin que ninguna frontera les separe. Porque el cine, la gastronomía y el vino no conocen de fronteras.


Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate