Metropoli

Blog Soñar despierto

Metafísica cuántica

El londinense Christopher Nolan es uno de los directores con más creatividad, personalidad y talento del panorama mundial, autor de maravillas como "Memento", la trilogía del Caballero Oscuro (especiamente la tercera entrega, "La leyenda renace") y "Origen" (un filme que cuenta con tantos fans como detractores: a mí me parece espléndido). Su última película, "Interstellar", que está siendo aclamada por el público y por la crítica de todos los países donde ha sido estrenada, es, de lejos, la más inclasificable de su filmografía. Sobre todo, porque no es una película, sino dos.

La primera película: Matthew McConaughey con su hija

Me explico. La primera película dura una hora y media y es un fantástico melodrama familiar sobre la tormentosa relación entre un viudo y su hija en un planeta Tierra posapocalíptico condenado a la desaparición. La niña sólo quiere estar con su padre mientras que el único objetivo de él es garantizar la supervivencia y el futuro de sus dos hijos. Aunque para ello tenga que embarcarse en una nave espacial, abandonarles, no volver a verles y tener que sufrir todo tipo de reproches por su parte. Y, por otro lado, la muy especial relación entre un anciano científico y su hija treintañera.

Con un sorprendente estilo clásico, Nolan dibuja con precisión los personajes, borda sus personalidades, sus motivaciones y sus reacciones, y nos sumerge de lleno en sus vicisitudes. Todo lo que hacen, por extraño que parezca, tiene una lógica, una explicación, una coherencia. Y, cuando el melodrama familiar empieza a dar paso a la odisea de ciencia ficción, todo sigue funcionando a las mil maravillas, con esas comunicaciones a través de una pantalla como eje vertebrador de la historia y el ambiente opresivo y claustrofíbico de la nave. Hasta aquí, una absoluta obra maestra.

La segunda película: McConaughey en un lejano planeta helado

Pero hete aquí que, de repente, Nolan quiere jugar a ser Kubrick (cuando ser Nolan mola mucho más) y se va por los cerros de Úbeda durante la última hora y cuarto de metraje, exactamente a partir de la aparición en escena del personaje al que da vida el no acreditado Matt Damon. Las conversaciones de altísimo nivel científico sobre agujeros negros, gusanos espaciales, física cuántica, la existencia de cinco dimensiones o relatividades espacio temporales se convierten en protagonistas del filme y la cosa empieza a hacerse complicada de seguir.

Pero lo peor está todavía por llegar: en la última media hora a Nolan le da por la metafísica pura y dura y se pone a intentar explicar la existencia de una divinidad, los orígenes de la misma, sus interacciones con los humanos. Y aquí la cosa ya no sólo es incomprensible, sino que deviene en aburrida y casi estrambótica.

Da la impresión de que todas estas disquisiones no son sino humo para entretener al espectador y ocupar su atención mientras el guion es incapaz de explicar muchas de las cosas qué suceden y por qué suceden (ese viaje hacia atrás en el tiempo de McConaughey para convertirse en un fantasma y comunicarse consigo mismo...). Pero, ocupados como estamos por intentar seguir el hilo de la metafísica cuántica, dejamos de lado lo verdaderamente importante, que Nolan ha planteado una película que iba para obra maestra y que, por culpa de un libreto que no sabido cerrarse adecuadamente y desemboca en un final lacrimógeno que roza el ridículo, se ha quedado en una película interesante y, lamentablemente, en su conjunto, fallida.


30 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. danieldjz 18.nov.2014 | 00:04

    #21

    Señor Luchini, la única cuestión por resolver es si usted volverá a criticar una película cuando el 90% de estos comentarios rechazan por completo su análisis.

  2. hola270 18.nov.2014 | 05:28

    #22

    #16 "dificil de digerir para mentes simples, pero indigesta para las mentes pequeñas ... como la del periodista que firma el artículo " Pues yo considero que si un director no es capaz de hacer entender su película a mentes mundanas (como la mía) quien tiene el problema es el. Mejor que hubiera escrito un artículo en "Science"

  3. Anonimo666 18.nov.2014 | 11:14

    #23

    Sin ánimo de destripar la película: ¿por qué para salir de la tierra con su navecilla necesitan un cohete del tamaño del Saturno V, y para salir de un planeta con una gravedad superior a la terrestre lo hacen con la misma navecilla a pelo?

  4. Sicarius 18.nov.2014 | 11:36

    #24

    Yo no se la recomiendo a nadie. Vaya decepción, casi tres horas de argumento dramatico y cuando llega un momento que ya ves que no hay ninguna solución pues te presentan la "solución-milagro", todo se arregla y final feliz. Autentico bodrio

  5. svi 18.nov.2014 | 12:31

    #25

    Me parece un peliculón. Y lógicamente no se pondrá a viajar en el espacio y en el tiempo a base de un motor de mentos con coca cola. ¿Complicada? Puede. Si no te gusta la ciencia, seguro. Pero más complicadas son algunas pelis de arte y ensayo que no entiende ni el guionista y al que críticos de cine ponen por las nubes (quizás serán muy buenas porque no las entiende nadie?) Que a Gravity la consideraran buena, que le falta caer al lago y pelear con un cocodrilo en plan McGyver espacial y a esta no, demuestra lo lejos que están del espectador

  6. tinglao 18.nov.2014 | 14:02

    #26

    El que firma el artículo piensa que Tarkovsky es jugador del Spartak de Moscú, así que no sé de qué se extrañan...

  7. Chaki 18.nov.2014 | 16:29

    #27

    Pues a mí la película me dejó más seco que la mojama. La primera parte de la película parece más un documental del "Dust Bowl". Y la segunda, una fantasmada lacrimógena con un Bourne ultra-reloaded. Además, la Hathaway me sienta como una patada en el periné. Entré creyendo que iba a ver un peliculón (como Memento o Inception) y salí queriendo espachurrarle el cráneo a Nolan.

  8. Chaki 18.nov.2014 | 16:33

    #28

    Ah, por cierto, #15, ¿el señor Kim Thorpe también asesoró en cómo es posible eyectar de una nave espacial, atravesar el horizonte de eventos y "caer" en un agujero negro sin convertirse en un spaguetti primero y luego en un grano de arroz espachurrado, es más, sin despeinarse? A lo mejor es que eso no se lo preguntaron al tal Kim "Torpe".

  9. Cygnux 19.nov.2014 | 15:25

    #29

    @Chaki No estoy seguro, pero quizá se deba a que es un agujero negro de Kerr. Cerca de un agujero negro normal tampoco sería posible que hubiese esa dilatación temporal de 1 hora = 23 años, pero sí cerca de un agujero negro rotatorio. Dios, no puede haber tema de discusión más fascinante que este, pero reconozco que implica una serie de cálculos y conocimientos muy fuera de mi alcance. Tengo ganas de leer "The Science of Interstellar", a ver si don Kip explica de forma más o menos inteligible las teorías.

  10. LanderCruiser 23.nov.2014 | 18:52

    #30

    Para los genios doctores en física que por aquí se pasean y pretenden cuestionar los planteamientos científicos de Kip Thorne para la película, indicarles lo siguiente: 1º Debido a que el agujero negro supermasivo permitiría al protagonista cruzar el horizonte de sucesos sin experimentar espaguetización. 2º Aunque normalmente es imposible salir de un agujero negro, podría, en teoría, si se hiciera mediante la introducción de un universo de cinco dimensiones. Para más información, el siguiente enlace: http://scienceandfilm.org/articles/2509/black-holes-wormholes-and-christopher-nolans-interstellar

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate