Metropoli

Blog Soñar despierto

El yin y el yan

Estoy convencido de que "Torrente 5. Operación Eurovegas" va a tener muchos más espectadores y va a recaudar muchísimo más dinero que "La isla mínima". Pero también tengo claro que dentro de unos años la película de Santiago Segura habrá sido condenada a un merecido ostracismo (cinematográfico, que sociológicamente tal vez sea objeto de estudio durante varios siglos) mientras que la de Alberto Rodríguez figurará, por derecho, en un lugar destacado de la historia del cine español. Son el yin y el yan.

Santiago Segura junto a la ¿actriz? Anna Simón

Se supone que "Torrente 5" es una comedia y que su único objetivo es hacer reír. Pues en mi caso no lo ha conseguido ni una sola vez. Y cualquiera que haya leído mis comentarios sobre anteriores entregas de la saga, podrá comprobar que no tengo nada contra ella y que, incluso, la primera y la cuarta parte me parecen hasta aceptables... aunque la segunda y la tercera las considero aberrantes.

Pero es que en esta ocasión la cosa es de vergüenza ajena. El guion no existe, se limita a ser un mero esqueleto anoréxico del que colgar lugares comunes de la serie, en busca de la complicidad del espectador (lo de las pajillas, oiga, ya cansa un poquito), y, entre medias, a hacer chistes escatológicos y de mal gusto (lo del "segoviano", que no voy a explicar, roza el rizo de la aberración). Por si eso fuera poco, las escenas de acción, en las que se nota que el presupuesto no daba para mucho más, están rodadas de aquella manera, como si fueran una práctica de estudiante de primero de algo, no tengo muy claro si de Cine.

Y la obsesión de Segura por descubrir a nuevos talentos de la interpretación aquí pincha en hueso. Anna Simón y Angy son famosas gracias a la televisión, vaya usted a saber por qué, pero eso no significa que tengan ninguna capacidad como actrices, que, definitivamente, no la tienen. Jesulín de Ubrique es tan inexpresivo como histriónico y extravagante resultaba en las plazas de toros. Y de Falete como oscuro objeto del deseo, mejor no hablamos.

Resumiendo: "Torrente 5. Operación Eurovegas" es una pésima película y, lo que es peor, una aburridísima película.

Raúl Arévalo, Javier Gutiérrez y las marismas del Guadalquivir en "La isla mínima"

En el lado opuesto, "La isla mínima", una excepcional película (de momento, la segunda mejor del año, sólo por detrás de "Boyhood") a la que podríamos definir como un thriller de autor. Cine de género en estado puro, con una memorable pareja de protagonistas-antagonistas, un fantástico retrato de la España rural de principios de los 80 y la creación de una atmósfera opresiva y desasosegante, aunque la mayor parte del filme se desarrolla en exteriores, en ese dramático paisaje (que diría algún cursi) que conforman las marismas del Guadalquivir.

Y, al mismo tiempo, un certero y profundo análisis del periodo histórico en el que se ubica, esa convulsa Transición en las que las dos Españas (representada cada una por uno de los personajes principales) se enfrentaban ferozmente cara a cara, sin posibilidad de reconciliación. Un poco, salvando las distancias, lo mismo que contaba esa otra maestra que era "La caza", de Carlos Saura.

De remate, visualmente la película es perfecta, con una fotografía insuperable que combina el tono sombrío de la historia con la exuberancia de la naturaleza. Y el reparto al completo está en estado de gracia, desde los dos actores principales, Raúl Arévalo y un sorprendente Javier Gutiérrez, hasta el último secundario, pasando por el gran Antonio de la Torre, Jesús Carroza o el nuevo galán del cine español, Jesús Castro.

Resumiendo: una fascinante obra de arte.

Como ya he dicho muchas veces, el cine español no es un género en sí mismo sino que hay películas españolas buenas y películas españolas malas. Y "Torrente 5" y "La isla mínima" son el paradigmas de las unas y de las otras. El yin y el yan.

 

 


17 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. Andurrera 07.oct.2014 | 13:14

    #11

    Lo siento, pero no tengo el cuerpo para una profunda película sobre la Transición y los enfrentamientos. La de Torrente le veré cuando lo pongan por la TV. Mientras tanto, seguiré leyéndome novelas de temática ajena a nuestra Guerra Civil.

  2. Anonimeitor 07.oct.2014 | 17:29

    #12

    Si el cine español tuviese 500 o 600 "Santiagos Seguras" estoy seguro de que la gente del cine no estaría mareando la perdiz con que si el iva, si el ministro, si esto, si aquello,.... El Segura se merece un monumento, así, sin más. Hay gente a la que no le gusta su obra ¿y qué? ¿Le gusta Picasso a todo el mundo? ¿Miró? A un director que lleva tanto espectador a una sala de cine... hay que facilitarle la vida y no ponerle zancadillas. Y ni siquiera digo si me gusta o no me gusta la saga de Torrente; eso es lo de menos.

  3. Blas Vega Ferrandiz blasvegaf 07.oct.2014 | 22:45

    #13

    El cine español es patético en la mayoría de sus producciones. En la mayoría de los casos hace uso de tópicos y estereotipos más allá de los que usa Segura en sus películas. El señor que escribe este artículo puede que sepa de "arte" pero no sabe nada de cine (no son excluyentes, son diferentes)

  4. Albert Cases Serra XaviTo6 08.oct.2014 | 00:02

    #14

    Coincido en que las películas de torrente, desde la 2 hasta la 4 son una basura, la mejor fue la primera, si la cuarta me pareció mala, la quinta ya no quiero ni pensarlo. Santiago Segura debe de estar haciendo algún tipo de experimento social, si un tipo cómo él hace películas, cualquiera puede hacer una película mejor.

  5. Chichenitza 09.oct.2014 | 00:08

    #15

    Muy graciosa la peli del Segura... Bueno, sólo un just a little pelín embellecida desde el ideal hispano en el que ganan los mejores, frecuentemente los aparentemente débiles. Y si no me creen, que alguien se acuerde de los que supuestamente son, en nuestra sociedad, los "mejores", los listos; esos sí que son feos y tontos de co. Sin esa concesión a la utopía somos nosotros, "descarao". Ah y Jesulín, ¡un monstruo del celuloide! Nunca lo vi torear, pero su actuación, y el pase de picha que le pegó al pitbull, para pasar a los anales: ¡ole, maestro! En fin, que creo que no hay progreso sin saber reírse de uno "pispo"... Y, en última instancia, eso sería lo que ganamos contra la p. vida.

  6. Jorgebuja 09.oct.2014 | 00:18

    #16

    Que Torrente da dinero y le viene bien al cine español, nadie lo niega. Oye, llena salas y eso da de comer a mucha gente. Hasta ahí, bien. Pero justificarlas artísticamente ya es pasarse tres pueblos. Sólo he visto las dos primeras y empecé a ver a tercera en televisión y no aguanté ni media hora. Sinceramente, son un despropósito chabacano y de gracia fácil. Y no vengamos con el rollo de "es que los críticos sólo disfrutan dándoselas de pedantes". Que Berlanga y Azcona hacían películas divertidísimas, con múltiples lecturas y accesibles a todo el mundo. Se puede hacer cine cómico y comercial sin recurrir a la pobreza de Torrente. Cameos, pajillas y puterío. Una vez, pase. Dos, me engañaste. Cinco ya es un crimen.

  7. Chichenitza 10.oct.2014 | 14:53

    #17

    @mikiwiki Bastante de acuerdo, sobre todo en que el feísmo de Torrente es el feísmo español llevado a lo inocuo, es decir donde no hace daño. Por lo demás, no se pierda La Isla Mínima, lo feo que muestra es para llorar, pero es la gran película que casi todo mundo alaba. Después de ver esta última película uno recuerda que efectivamente la naturaleza humana puede ser un horror.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate