Metropoli

Blog Miradas al fresco con...

Archivo 2014

Impresionismo, versión EEUU

Dos pintores estadounidenses, Mary Cassat y John Singer Sargent, se enamoraron del Impresionismo por la paleta tan brillante y la libertad, y sirvieron de puente para que el movimiento se instalara en el otro lado del mundo unos años después de la explosión en Francia. Ellos son los que dan la bienvenida en la exposición que el Museo Thyssen dedica a esta corriente, que reúne nombres menos conocidos, pero con obras llenas de optimismo.

Depero, el artista total

Mucho antes de que Andy Warhol abriera su Factory, de que Jeff Koons o Damien Hirst dejaran sus obras en manos de otros, Fortunato Depero (1892-1960) ya tenía su casa de arte en la que otros colaboraban para dar forma a sus ideas. La Fundación March le dedica una retrospectiva que estará abierta hasta el próximo 18 de enero.

Una invitación a la felicidad

Un poco más de felicidad para el visitante. Esa es la recompensa con la que el matrimonio de arquitectos Marta Maíz y Enrique Herrada se sentirían colmados por un empeño que comenzó hace 18 años y que hace poco que ha abierto sus puertas. Una galería que aúna arte y naturaleza y que, en un entorno precioso, invita a la reflexión y al diálogo.

Historia familiar que marca

Revela que quiso "brillar con una luz distinta" a la de su familia. Pero la tarea es complicada cuando una es nieta del que fuera 'pasha' de Marrakech, hija de un pintor muy conocido en Marruecos, Hassan El Glaoui, que pudo dedicarse al arte gracias al mismísimo Winston Churchill y su madre fue la modelo en la que Givenchy probó modelos diseñados para Audrey Hepburn. Ghizlan El Glaoui (Marruecos, 1969) trae por primera vez sus retratos a España inspirada en los mosaicos bizantinos y en Modigliani.

Un fotógrafo a contracorriente

A Stephen Shore (Nueva York, 1947) no le gustan nada las modas. Prefiere adelantarse a ellas. Cuando nadie utilizaba el color, el lo usó de formas que muchos imitarían. Cuando se generalizó, volvió al blanco y negro y a paisajes que no casaban con su trabajo anterior. Lo que le encantan son las series y las repeticiones, una querencia que queda bien clara en las 300 imágenes que se exponen en la sala Bárbara de Braganza de Madrid. 

Belleza de otros tiempos

Se ofrece relax y contemplación de otros tiempos en medio del caos de la ciudad. Un par de horas de tranquilidad sin cláxones, gritos ni prisas. ¿Interesados? Dense prisa. Sólo tienen de plazo hasta el próximo domingo. Su cita es en el sótano del Museo Thyssen. Pregunten por Alma-Tadema y sus contemporáneos victorianos. Verán belleza femenina, miradas a un pasado remoto e inventado y hasta leyendas artúricas.

'Okupas' en el huerto

Es abrir la puerta de este huerto de Segovia y pensar que noy hay mejor lugar para estas esculturas. Reciben una cabeza de Antonio López y un arco de hierro forjado de Martín Chirino. Acompañan unos conversadores de Leiro junto a un busto de Alberto Corazón y una veleta de Pelayo Ortega. Miran, muy de cerca, una multitud de Juan Genovés, controlada por la obra sinuosa de Blanca Muñoz y por la vela de David Rodríguez Caballero.

¿Nostalgia de verano?

Cuenta Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía, que Richard Hamilton es un artista que "nos hace entender prácticamente todo el siglo XX". El británico, fallecido en 2011, dejó como legado la retrospectiva que inundó de pop el verano madrileño junto con la exposición del Museo Thyssen, y que permite algún rayo de sol en un otoño que ya amenaza con nubarrones.

Unidos por el Mediterráneo

Con la idea de mostrar qué es lo que nos une a las dos orillas del Mediterráneo, el milanés Studio Azzurro lleva a cabo un proyecto en el que recoge lugares y costumbres, y los convierte en exposiciones interactivas. Su última parada ha sido España y las tierras de Castilla-La Mancha. Castillos, muros, espadas, piedras o el sonido de los bolillos... vídeoinstalaciones que necesitan del espectador para ser obras de arte y que invitan a visitar el Instituto italiano de la cultura y ha sumergirse en una cultura común.

Arissa: el vanguardista perdido

Las fotos de Antonio Arissa sorprenden. Son rompedoras y desprenden una modernidad que llama más la atención cuando uno se acerca y comprueba las fechas de los disparos. Arisa (1900-1980) fue un tipógrafo catalán que empezó a fotografiar para dar rienda suelta a su creatividad y que nunca se dedicó al oficio como forma de vida. Por ello, ha sido necesaria una labor minuciosa de recuperación de su legado que puede verse en la Fundación Telefónica.