Metropoli

Blog Miradas al fresco con...

La pionera Margaret Cameron


Recorra la exposición de Margaret Cameron en la Fundación Mapfre.

Habría que buscar una nueva palabra para definir a Julia Margaret Cameron, porque 'pionera' se ha utilizado demasiadas veces para calificar a personas que no rompieron tanto como ella. Pero ello lo merece. Cuando ya tenía 'cuarentaytantos' años, sus hijas le regalaron una cámara para que se entretuviera y ella introdujo una nueva manera de mirar.

Pleno siglo XIX, mujer, mayor, en una isla, la de Wight, alejada de Londres... Una suma de dificultades que Margaret sorteó de manera milagrosa hasta convertirse en toda una referencia para la posteridad.

La Fundación Mapfre le dedica una amplia retrospectiva, las dos plantas de la sala madrileña de Bárbara de Braganza, que desprende todo tipo de emociones. Una muestra en la que, como dice Pablo Jiménez Burillo, responsable de exposiciones de la institución, se ve cómo la fotógrafa "quiere contarnos algo sentimentalmente intenso".

"Hay un cierto vertigo histórico, cómo es posible que siga interesándonos técnicamente y, a la vez, siga emocionándonos", añade nuestro guía, para calificar a esta mujer de la época victoriana sobre todo de "especial", por esas ganas de romper con las normas y, lo más sorprendente, vivir de ello. Comienza con retratos de su entorno, luego captura a escritores conocidos de entonces, pero en todos sus trabajos consigue esa intimidad que invita a entrar al que mira y a acomodarse.

"Tiene una enorme personalidad, un punto de vista muy marcado, y una manera de hacer fotografías fuera de la corriente general", añade Jiménez Burillo. En sus días lo que se llevaba era la corriente pictorialista, que imitaba a la pintura, así que sus empeños en arañar los negativos o superponerlos chocó (y violentó) a sus contemporáneos.

"Creo que hoy todavía Margaret Cameron mantiene intacta su capacidad de transmitir, uno ve muy bien la sensibilidad que hay y queda empapado de un mundo muy delicado, que nos llega muy bien, algo íntimo", opina.

Para él, Cameron es la gran referencia de una época y de la manera de trascender esa propia época. "Ella abre mucho camino, demuestra un camino de posibilidades completamente distinto para la fotografía", concluye. Tanto para que, más allá de Ofelias y de barcas en estanques, sus imágenes nos sigan atrapando.

Julia Margaret Cameron. Sala Bárbara de Braganza de la Fundación Mapfre (C/ Bárbara de Braganza, 13. Madrid). Hasta el 15 de mayo de 2016. Precio: 3 euros.


Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate