Metropoli

Blog Miradas al fresco con...

Los poderosos inéditos de Ramón Masats

Hace ya bastante tiempo que Ramón Masats (Caldes de Montbui, 1931) colgó la cámara, pero sigue hablando de sus fotografías en presente. Y razón tiene porque, además de seguir recibiendo premios, el último el PhotoEspaña de este año, sigue rescatando inéditos de su archivo con una fuerza que sorprende que estuviesen guardados.

Blanca Berlín le propuso exponerlos y él tenía claro que no sólo tenía material para la muestra que está abierta ahora en la calle Limón de Madrid. Sabe que con sus descartes puede hacer unas cuantas más.

En el primer vistazo, hay varias instantáneas que llaman. Una imagen acuosa es un autorretrato del propio Ramón en una mina de mercurio en Almadén (Ciudad Real), un ejemplo raro porque nunca fue de aparecer en sus fotos. O una primera comunión en Guinea Ecuatorial donde fue a hacer un reportaje: "Era una oportunidad para hacer un blanco y negro, y se lo pedí a la profesora". Y la cabra que recibe, de espaldas, mirando con atención un partido de fútbol. La preferida de Blanca Berlín.

"He hecho de todo, hasta de paparazzi. Todos los trabajos han sido una satisfacción para mí y un reto", explica. Lo que más le gustó fue captar tópicos, por la dificultad de hacer algo diferente en un tema tan manido: "Es un esfuerzo porque tienes que intentar hacer algo mejor".

Se le fueron las ganas de fotografiar ("Se me pasó la ilusión. Se acabó la fotografía y soy feliz. Como también lo era haciendo fotografía", explica) y lo ilustra con una anécdota que contaba Josep Pla: "Uno se hace mayor cuando va por la calle mirando al  suelo para no tropezar, y eso es lo que me pasó a mí". Dice que aquel amor pasó pero habla de él como si la pasión no se hubiese esfumado.

Nunca ha hecho una fotografía digital aunque le regaló una 'leica' de este tipo a su mujer para las estampas familiares. Pero, confiesa, siempre pone el dedo donde no debe, por lo que prefiere no aventurarse.

Masats admira el trabajo de los más jóvenes aunque la memoria le juega malas pasadas para recordar sus nombres. Aconseja a los jóvenes fotógrafos que viajen más ("Salen poco fuera y es una pena, porque tienen hecha una labor impresionante") y, por supuesto, que tiren de ilusión aunque "esté muy difícil la cosa": "Con ilusión se consigue, a ver si tienen suerte y tiran para delante".

'Ramón Masats. Inédito'. Galería Blanca Berlín (C/ Limón, 28. Madrid). De miércoles a viernes, de 18 a 22h. Sábado, de 11 a 14.30 y de 18 a 21.30h. Entrada gratuita. Hasta finales de julio. 

Otras exposiciones abiertas: Neorromanticismo (Galería Liebre. Hasta el 5 de julio), Chema Conesa (Alcala 31), Playgrounds (Museo Reina Sofía) y Albers (Fundación March).