Metropoli

Blog Gastrópoli

El mundo al revés

De la teoría a la práctica. Por primera vez en nuestro país, los críticos y periodistas gastronómicos fueron los protagonistas de un concurso de cocina cuyo jurado estaba formado por chefs, que exclamaron durante la cata: "¡Por fin; ya era hora de darles caña a los de la prensa!". El mundo al revés en un evento que se desarrolló en Burgos, elegida Capital Gastronómica de España 2013, el sábado 23 de marzo en el espectacular claustro del NH Palacio de la Merced, marco en el que salieron a escena las creaciones de los colegas después de oficiarse previamente en las cocinas del hotel e, incluso, algunas rematadas en directo en las mesas de trabajo dispuestas para la ocasión a la vista de público y de los cocineros componentes del jurado. Un evento que completó el extenso programa de actividades del fin de semana "Devora, es Burgos".

Los críticos participantes y el cantante Loquillo

Prestigiosos especialistas en la comunicación gastronómica y reputados cocinillas como José Carlos Capel, Begoña Tormo, Mikel Zeberio, Xavier Agulló, Juan Barbacil, José Ramón Martínez Peiró, Juanjo Viñaspre, Luis Cepeda y quien esto escribe, ideólogo e impulsor del proyecto, más la participación excepcional como invitado del cantante Loquillo, se pusieron el delantal para elaborar recetas sustentadas en algunos de los productos burgaleses más representativos.

Para que vayan calibrando el nivel del encuentro ahí van las gollerías presentadas por cada plumilla: "Patatas al vapor con crema de huevo y morcilla" (Capel); "M´hancha de lechazo y morcilla" (Tormo), una curiosa interpretación de la "culebra" hojaldrada y especiada árabe; "Crepineta de lechal con su hamburguesa" (Zeberio); "Ravioli de morcilla trufada" (Agulló); "Cordero al chilindrón" (Barbacil); "Pelotas de lechazo" (Peiró); "Alubias de Ibeas con casquería" (Viñaspre); "Asaduras de cordero con moros y cristianos" (Cepeda); "Cuenco de trufa con tocino, yema y alubias" (Barrena); y una curradísima fusión de tres tapas con trazos orientales, "Burgasia", a cargo del músico invitado, que no competía.

Pepe Barrena fue el ganador con "Cuenco de trufa, yema y tocino con alubias de Ibeas".


Y el ganador fue... pues este cronista, que como se pueden imaginar recibió la escultura conmemorativa entre juergas y cánticos de "Tongo, Tongo", al escuchar el veredicto de los cinco profesionales del jurado (Enrique Martínez del "Maher", Agustí Gebellí, chef del hotel de acogida y los cocineros burgaleses Miguel Cobo, Antonio Arrabal y Ricardo Temeño). Sana envidia, dado que uno lo que hizo fue aplicar sencillamente la lógica al armonizar la trufa con la yema de huevo y el imprescindible tocino que realza el conjunto, poniendo como base la legumbre previamente cocida y aromatizada con la brisura del diamante negro. Un golpe de horno y a dejar que todo empalague el paladar... Doy fe de que los miembros del jurado me pidieron la receta para incorporarla a sus cartas.

Mikel Zeberio preparando su receta.

Mikel Zeberio, un crack en estas cosas de los pucheros, se alzó con el Premio al Mejor Plato Tradicional y Begoña Tormo con el de Plato más Ingenioso. Así, entre camaradas, sin tensiones competitivas, con alguna que otra tribulación al manejar los utensilios y la maquinaria galáctica de las cocinas (en esto los comunicadores estamos más bien fuera de onda), se diluyó una jornada divertimento que, esperemos, tenga continuidad, y que está abierta a la participación de todos aquellos cronistas gastronómicos que deseen convertirse en chefs por un día.


Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate