Metropoli

Blog Gastrópoli

Ruta 'gastrohipster' en Madrid

Según Wikipedia, 'hipster' es "una subcultura de jóvenes" asociada con "estilos de vida alternativos", "modas alejadas de corrientes predominantes" y música independiente. Algunos ingredientes más: sensibilidad por las corrientes artísticas y la creatividad; gusto por lo 'vintage', lo que puede extenderse a la ropa, los muebles e, incluso, la música; y urbanitas en busca de identificar y, por qué no, crear tendencias. Además, son amantes de estilismos imposibles: vaqueros pitillo, 'gafotas' de pasta, playeras 'old school'... Y, bajo este mix y por buscar la síntesis, lo hipster puede resumirse así: una tribu urbana materializada en ultramodernos del siglo XXI en busca de lo último de lo último.

¿Dónde come y bebe esta especie urbanita? En Madrid, en tiempos recientes, han arrancado varios locales erigidos ya en 'meeting points' cien por cien 'hipsterianos'.

1862 Dry bar

Vea más fotos de la ruta

Tomen nota: Maricastaña, 1862 Dry Bar, Naif Madrid, The Passenger, Fábrica Maravillas, La Tape, La Bicicleta, Toma Café, Warehouse 37, Motha, La Mojigata, Buenas y Santas, Cantina del Matadero, Costello Río, La Revoltosa, Sándwich Mixto, mmm_US o La Ciudad Invisible.

Se suman a otros espacios consolidados como Kikekeller, Tipos Infames, La Realidad, Santamaría, Adam & Van Eekelen, Bar Martínez o Lamucca, entre otros.

Cuentan con modelos de negocio bajo ciertos rasgos más o menos comunes: formato 'casual' con horario continuado (del desayuno y el almuerzo se pasa a la merienda, el picoteo entre horas y las copas nocturnas), precios medios, interiorismo moderno con predominio de muebles recuperados, música 'indie', vocación ecológica, existencia de mesas comunales y uso de las redes sociales (no dejen de buscar los perfiles de estos espacios en Facebook, Twitter y, sobre todo, Instagram y, cada vez más, Pinterest).

En estos establecimientos, el servicio de wifi no sólo persigue satisfacer las evidentes necesidades 2.0 de buena parte de la clientela, sino que encierra un objetivo añadido en muchos casos: convertirse en lugares de trabajo ('working place') y reunión de autónomos y profesionales independientes, que pueden pasarse horas con sus ordenadores (¿sobre todo, MAC?) dedicados a sus labores. En muchos casos, son negocios montados por emprendedores ajenos al sector gastronómico que han identificado oportunidades en pleno contexto de nubarrones económicos.

Toma Café

¿Por qué nadie había montado una casa de buenos cafés en Madrid hasta que Toma Café abrió? ¿Por qué no plantearse relanzar el menú del día a 11 o 12 euros en locales contemporáneos? O, ¿cómo no existen más establecimientos abiertos en domingo por la tarde-noche en Madrid si estos recién llegados llenan sus mesas en esa franja horaria?

Desde el punto de vista gastronómico, la oferta de estos espacios (con la etiqueta para bien y para mal de ser 'locales de moda') es sencilla, no tiene pretensiones y, curiosamente, hay algo a tener en cuenta: por suerte, parece que la crisis está desterrando aquella creatividad culinaria malentendida que campó a sus anchas en la época del último boom económico. Con excepciones, se puede decir que... ¡adiós biberones de vinagre de Módena! En su lugar, llega una oferta de platos sencillos de urbanitas con alma campestre, productos orgánicos, recetario bastante tradicional o, sin más, sencillos sándwiches, burgers o 'hot dogs'.

Hay dos barrios madrileños que concentran los conceptos 'gastrohipster': la zona de la calle Pez, conocida desde hace unos años como Triball; y el emergente rincón ubicado dentro del barrio de las Letras y detrás de CaixaForum, que los primeros sábados de mes acoge el Mercado de las Ranas.

Maricastaña

Empecemos la ruta por la zona de Pez y Malasaña. Un destino inevitable para disfrutar de un menú del día por 11,50 euros es Maricastaña (Corredera Baja de San Pablo, 12. Tel. 91 082 71 42), casa de comidas en versión urbana con platos caseros como el pisto manchego o el bacalao a la vizcaína. Para probar el mejor 'sándwich club' de Malasaña, el destino es Naif Madrid (San Joaquín, 16. Tel. 91 007 20 71), donde la oferta se completa con 'nachos', ensaladas, bocadillos y 'burgers' servidos en bandejas metálicas y cubiertos con mango de plástico.

A un paso, se encuentra uno de los últimos locales en llegar: La Bicicleta (Plaza de San Ildefonso, 9.), que textualmente se presenta como Cycling Cafe & Workplace. Abierto las pasadas Navidades, mezcla la pasión por las bicis, el funcionamiento como lugar de exposiciones, las catas de café y la vocación de 'workplace' con "enchufes accesibles, cargadores y cajoneras con llave para no dejar el portátil desatendido si vas al baño", como explican en este lugar.

Toma Café (La Palma, 49. Tel. 91 702 56 20) es la dirección para los cafeteros: una autodenominada casa de cafés en un espacio minúsculo (que ya planea crecer) en el que sus dueños juegan a realizar mezclas, probar orígenes y tuestes, y utilizar diferentes tipos de cafeteras.

Para tomar una copa en Triball, hay varias pistas: 1862 Dry Bar (Pez, 27 Tel. 609 53 11 51) o la reinvención de la coctelería clásica; The Passenger (Pez, 16. Tel. 91 169 49 76), una suma de snack bar y pub de rock & roll; Bar Martínez (Barco, 4. Tel. 91 080 26 83), con su 'look' de la época de la 'Ley Seca'; Adam & Van Eekelen (Pez, 36. Tel. 648 94 13 45), una boutique-coctelería con una potente oferta de ginebra y vodka; Warehouse 37 (Barco, 37. Tel. 674 842 262.), ubicado en una antigua panadería; Santamaría, coctelería 'indie' que comparte fachada con La Tasquita de Enfrente; y, quizás el más original, Kikekeller (Corredera Baja de San Pablo, 17. Tel. 91 522 87 67), una tienda de muebles y objetos de diseño que de miércoles a sábado abre por las noches para convertirse en bar de copas.

Fábrica Maravillas

El barrio ha dado la bienvenida incluso a una microcervecería: Fábrica Maravillas (Valverde, 29. Tel. 915 21 87 53), con su propia oferta de cerveza artesanal. Mientras, en La Tape (San Bernardo, 88. Tel. 91 593 04 22), se puede participar en catas de varias marcas de cervezas curiosas, al tiempo que se prueban o 'compran' sus tapas ofrecidas en un formato calificado como 'tape away'.

También hay sitio para la literatura y la cultura: Tipos Infames ( San Joaquín, 3. Tel. 91 522 89 39) permite comprar un libro o tomar un vino mientras el cliente se dedica a la lectura; y La Realidad (Corredera Baja de San Pablo, 51. Tel. 91 532 80 55) suma oferta desde el desayuno a las copas con libros de micropoesía.

En esta línea, hay algunas pistas 'gastroculturales' más en la capital: la sede de la librería La Central en Callao (Postigo de San Martín, 8. Tel. 91 790 99 30), que cuenta con el café-restaurante El Bistró y un rincón bautizado como El Garito con intención de ser espacio para eventos y coctelería; La Ciudad Invisible (Costanilla de los Ángeles, 7. Tel. 91 542 25 40), librería de viajes muy cerca de la Plaza de Ópera donde se puede comer; y Sandwich Mixto (Santa Isabel, 5. Tel. 91 007 58 97), un curiosísimo espacio en un puesto del Mercado de Anton Martín, con una oferta que combina libros (muchos autoeditados), fanzines, vermú y algo de picar, bajo el descarado eslogan 'Mens creativa in stomachus plenus'.

Sandwich Mixto

Si cambiamos de barrio y nos aproximamos a la zona del Mercado de las Ranas, hay dos direcciones: Motha (Santa María, 39. Tel. 91 369 73 36), donde el 'brainstorming' culinario se mezcla con los picnic urbanos y un 'brunch' dominguero en tres etapas, en un espacio dirigido por "unos rústicos muy modernos", como se definen sus artífices; y La Mojigata (Lope de Vega, 7. Tel. 91 1 15 65 46), un café que ofrece desde "desayunos tardíos" a un servicio de 'casering' o catering casero.

En esta ruta 'hipsteriana', no se puede obviar un destino más: Matadero Madrid, donde Olivia Te Cuida, local de la calle Santa Teresa, se hace cargo desde hace unos meses de la oferta de la Cantina (Paseo de la Chopera, 14. Tel. 91 517 73 09), con una carta de sándwiches y pizzetas. En la zona, se suman Costello Río (General Maroto, 4. Tel. 91 473 72 05), bajo una fórmula informal de diner americanizado con burgers, ensaladas, exposiciones y música en directo; Buenas y Santas (Bolívar, 9. Tel. 91 506 06 47), bajo una propuesta de aires argentinos; y, algo más alejado, mmm_US (Duque de Rivas 5. Tel. 673 767 680), 'comedor' gestionado por Mmmfood Catering dentro del espacio de 'coworking Utopicus.

Con o sin aire 'hipster', algo está cambiando en Madrid. ¡Ojo con los 'gastroemprendedores' ajenos al sector gastronómico porque tienen mucho que inventar!


4 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. gss 06.mar.2013 | 13:34

    #1

    Buenas recomendaciones todas ellas, pero me quedo con Naif. Comida sencilla pero buena, y un ambiente muy distendido en el que puedes cenar y tomarte la primera copa. http://songsfaithdevotion.wordpress.com/

  2. perdidaenlaciudad 07.mar.2013 | 08:33

    #2

    que buena lista! añadiría en las Librerías La Librería La Fugitiva en la Calle Santa Isabel, en la zona de Tribunal-Malasaña añadiría Casa Fidel, el Anónimo, la T Gastrobar y La Taberna el 9 :) www.perdidaenlaciudad.com

  3. perdidaenlaciudad 07.mar.2013 | 09:22

    #3

    y Faltaría Los Chuchis en Lavapiés

  4. Jorgebuja 06.mar.2013 | 10:54

    #4

    Pues mira que hay variedad de locales en el artículo para ser "modas alejadas de corrientes predominantes" y destacar que visten todos los hipsters bajo el mismo molde. Yo lo veo bastante de manual. Se le ha olvidado al autor la moda del "brunch", que se "estila" ahora también mucho, y básicamente es que te cobren 10 euros por unos huevos con bacon y 8 adicionales por un Bloody Mary (fundamental en todo desayuno hipster para combatir los excesos de moda y fiesta de la noche anterior). Es divertido comprobar cómo lo "alternativo" es lo más "estándar" que pueda encontrarse. Y, superosea, está muy poco in que no haya ni un remark sobre Lamucca, será que ya es too mainstream.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate