Metropoli

Blog Cuaderno Matoses

Los mejores restaurantes de Menorca

Visión de Favaritx, por el fotógrafo Avelino Mullarach©.

Un verano más -y ya van once- les presento mi monográfico sobre gastronomía menorquina. Esta temporada se presenta con numerosas aperturas -casi treinta-, movimiento de chefs y conceptos, mejoras en la oferta culinaria y de servicio, y un creciente interés en la búsqueda de la excelencia de restaurantes que siguen evidenciando la apuesta por las materias primas locales y la herencia de los recetarios tradicionales. Como complemento a este texto, ya está disponible en librerías y restaurantes de la Isla la Guía Matoses - Los 100 Mejores Restaurantes de Menorca 2018, segunda edición totalmente revisada y actualizada. Amigos, disfruten: la culinaria menorquina nunca estuvo a este nivel.

Cuatro reservas obligadas

Sa Pedrera d'es Pujol (971.150.717) Quince años acaba de cumplir el restaurante de Dani Mora y Nuria Pendás, localizado en una centenaria pedrera de marés, y uno de los mejores de Baleares. Detrás de los platos de Mora bullen ideas, conceptos, coherencia entre armonías, destreza técnica, reflexiones sobre la tradición payesa y soltura con infinidad de registros que profundizan en la huella de la culinaria verdadera y atemporal. La oferta es amplia, desde arroces y calderetas hasta el mejor tratamiento de pescados y carnes; y dos menús degustación para probarlo todo. Nuria dirige y cuida los detalles de la experiencia: sala portentosa, servicio personalizado -magnífico el trabajo de Jose como jefe de sala-, menaje cuidadísimo y una de las bodegas más ambiciosas.

Quince años de Nuria Pendás y Daniel González Mora en Sa Pedrera des Pujol (Sant Lluis).

Sa Llagosta (971.376.566) Extraordinario el trabajo desempeñado por David de Coca en cocina y Mònica Cortassa en sala, quienes han convertido Sa Llagosta en templo de peregrinación de los paladares más baqueteados. La mejor opción en Fornells y en nuestro pódium de Menorca. A este pequeño local se viene principalmente a degustar su caldereta de langosta: un guiso canónico, honesto, complejo, limpio. Además de esta obra de arte (y de otras elaboraciones impecables con langosta), David integra con maestría el recetario menorquín con influencias de sus viajes por el mundo (este año, por ejemplo, raya escabechada y langosta con salsa de maíz y ají amarillo). Si quieren fiesta, soliciten con antelación el menú degustación; este año 'Cocinar es química'.

Mon (971.381.718) Es, indiscutiblemente, uno de los mejores restaurantes de Menorca. No solo porque Felip Llufriu -mano derecha de Joan Roca en el estrellado RocaMoo barcelonés- tiene una de las líneas más depuradas, sino por su impecable trabajo integrando ingredientes, componiendo platos seductores y apostando por el sabor de raigambre local y las materias primas de cercanía. La carta incluye recetas tan adictivas como la raya con salsa de ajos tiernos, la coca de brossat, anchoas y figat, la paletilla de cordero confitada, la versión del roast beef de Felip, o el carpaccio de pies de cerdo con foie. Arriba, su acogedora y agradable fonda menorquina.

Preparaciones marineras de langosta menorquina en Sa Llagosta (Fornells).

Café Balear (971.380.0.05) Poco se puede descubrir de Café Balear a estas alturas. Tres generaciones y sigue siendo una de las referencias clave en la Isla: impecable selección de pescados, guisos marineros, arroces y mariscos frescos, que cuentan con buen número de fieles. Su barca propia les abastece cada día del mejor producto de mar, pero además manejan puntos y temperaturas al milímetro. Cocina de altos vuelos y sin accesorios innecesarios que se evidencia en platos ya legendarios como la langosta con cebolla. Una de las mejores bodegas de Menorca y un servicio irreprochable de sala bajo la atenta mirada de Josep Caules.

Mahón, crisol culinario

Ses Forquilles (971.352.711) trece años ya de este gastrobar pionero de Mahón, generador de fans en cada servicio. Marco Antonio y Oriol, cocineros de raza y viajeros culinarios crean conjuntos combinando acertadamente materias primas forasteras con lo mejor de la proximidad y la temporada, con sabores directos, nítidos. A saber: perrechicos con sobrasada blanca y yema, cecina de buey gallego, guisantes lágrima y tallarines de sepia con pesto, habitas baby con butifarra Cal Rovira y velo de panceta; refrigerante versión del agua de Jamaica y original Tigretón de Mahón. Comedor y barra, más informal. Pizarra con recomendaciones del día. Sensacional bodega. La Mojigata (971.360.870) Un lustro desde que abrió sus puertas este bistró convertido ya en clásico de la cocina informal en Mahón. La propuesta más atrevida de Nuria y Dani de Sa Pedrera d'es Pujol incluye en su carta referencias como albóndigas con sofrito a la menorquina, los boquerones fritos al limón con mahonesa de olivada, las palomitas de pollo con mahonesa de raz-el-hanout, la butifarra mediterránea con judías del Ganxet, o el bocata de calamares con pan de tinta del calamar. Sabrosa selección de tostas y tablas para compartir. Situado frente del Mercat del Peix, tiene una de las terrazas más socorridas y animadas. El ahora también llamado Mercat Femenias abrió sus puertas en 1927. Siguiendo la tendencia de las reconversiones en otros mercados europeos, hace cuatro años añadieron a los tradicionales puestos de pescado una docena de espacios gastronómicos. Pintoresco y con mucho ambiente.

Cigala real y langosta con huevo frito de Jàgaro (Puerto de Mahón) y las sardinas Fra Roger de La Mojigata (Mahón).

Jardí de Ses Bruixes (971.363.166), pionero en alojamiento urbano de calidad, es un remanso de paz con el sello Femenías y obsesión por los detalles, como el comedor y el patio interior donde se ubica el servicio de restauración. Sol Pons Vidal presenta una cocina mediterránea y saludable, anclada en las materias primas de payeses y productores artesanos. Apuesta por el sabor y contrapuntos que potencian aromas y texturas. Escalivada, timbal, hamburguesa de quinoa...Y ojo a las recomendaciones del día: pastas caseras, pescados, carnes de la Isla. Recomendables su desayuno de horario prolongado, su brunch y el gabinete de repostería para la hora del té. Bar a Vins (971.351.780) de Sara Sanchís y Sergio Loris sigue dando alegrías a los parroquianos con su oferta informal donde "descorchar los sentidos" a través de una personalísima carta de vinos. Acompáñenlos con salmueras de calidad, platillos y guisos mediterráneos. Laura y Alejo, dos veteranos en la coquinaria en Menorca, abrieron Santa Rita (971.352.297) hace ahora siete años. Su éxito ha sido arrollador. El primer restaurante de cocina mestiza y viajera de la Isla, un concepto siempre arriesgado, que ellos acometieron con la coherencia de quien sabe gestionar con pasión, sensatez y profesionalidad. Como muestra, algunas recetas recientes: pato estilo Pekín con hoisin en ssam, morro frito, mejillones con cebolla, kimchi y chips, queso de Mahón-Menorca a la plancha con mojo verde y ajos negros, ensalada thai, berenjena con gamba, arepa de huevo y huevas. Animado, buen servicio y agradable terraza en el centro de la ciudad. En la misma plaza, Pipet & Co Café (971.366.368), el establecimiento de Eleonora Pipet es más que un restaurante. Su escaparate y su comedor, como sacados del Village neoyorquino, son un buen atractivo a todas horas: desde las mañanas para tomar un energético desayuno hasta la noche. Sus tartas caseras de zanahoria, lima o chocolate, entre otras, crean adicción. También sus zumos, tostas -humus con pimientos asados, rúcula y ricota, sobrasada y miel...-, ensaladas y preparaciones más contundentes, que van rotando cada día según la compra diaria. Amplias opciones para veganos. Su terraza situada frente al parque es ideal para ir con niños.; Clorofila (971.143.978), con su cocina 100% vegetariana e imbatibles menús del día. Si les interesa, pregunten por sus cursos de cocina y talleres en su huerto.

Puerto de Mahón, del mar al plato

El Rais (971.362.345) es uno de los restaurantes de referencia en la costa oriental de Menorca, no solo por su espectacular emplazamiento sino por su nivel coquinario. El equipo de Ses Forquilles presenta aquí una amplia y cambiante selección de recetas. Para comenzar, intachables entrantes marca de la casa, como los dumplings de gamba roja de Menorca, el tomate San Marzano, kalamata y queso Mahón-Menorca curado, las alcachofas con velo de panceta Joselito o el cóctel de gambas enrollado. Después, suculentos arroces o pescados y carnes elaborados en Josper; vermella menorquina o costillitas de cordero lechal a la brasa. Sobresaliente carta de vinos. Jàgaro (971.362.390) es Jaume Garriga, historia viva de la culinaria marinera menorquina. Vinculado al éxito inicial del legendario Es Plá (Fornells) y sus calderetas, se independizó en 1982. Cuenta con varios espacios, abiertos y con vistas al mar, y un vivero a la vista con langostas, cigalas reales y otros mariscos frescos. En su comanda no deberán faltar las escupinyes, los corns, la gamba roja, los mejillones de Mahón o los guisos marineros. Su canónica e imprescindible langosta frita al huevo con patatas es un homenaje obligado (que permiten combinar con caldereta elaborada con las cabezas). Notable bodega.

Mestre d'Aixa Wine Bar (971.966.801) se ha consolidado en tres años como una de las propuestas de mayor valor en el puerto de Mahón gracias a Lucas, quien imprime a su restaurante un estilo muy personal de cocina y trato. Este año presentan una novedosa carta, que sólo ha dejado clásicos como la gamba sisho Triciclo, y que incorpora buenas ideas como el bombón de carne roja, foie y trufa, la causa-nigiri de bonito o lubina, el ají amarillo de paletilla de conejo, el taco de mole mediterráneo de pollo de payés con gamba roja, o las judías verdes con su infusión y foie-gras. Inusual y atractiva carta de vinos. Sa Taverna d´es Port (971.367.909) apuesta por tapas, pescados de calidad y buenos arroces. Muy recomendable. El bistró Can Vermut (971.361.726) sigue siendo un éxito gracias a sus precios contenidos, ambientazo y platos bien resueltos. Muy cerca de allí, Passió Mediterrània (971.354.704), el proyecto de Teresa Montesinos (cocina) y Aleix Pagan (dirección), uno de los más efervescentes en la escena culinaria del puerto de Mahón. Cocina desacomplejada con apego por los aditamentos y recetarios locales, donde la cocinera imprime su reconocible enfoque creativo. Un menú que va evolucionando cada semana y que este año incluye recetas como el sheperd's pie de cordero de Menorca, el steak tartar de carn i xua con confitura de alcaparras y helado de tomate, el arroz de sobrasada o el tiradito de pescado local.

Cantina y taquería María Bonita (971.368.607) es el lugar donde Julian Richter y su esposa Vanessa Savela revolucionan la escena del Puerto de Mahón con una cocina que combina la culinaria de México y Latinoamérica con influencias de producto local. De su carta no se vayan sin probar el guacamole elaborado al momento, el croquetón de yuca con queso de Mahón-Menorca, el pollo de corral al pastor con pico de gallo de piña, las quesadillas de huitlacoche y queso de cabra o los tacos de cochinita pibil. La esfera de lima y guanábana de Vanessa es un sorprendente final. Acompañen con cerveza mexicana o una margarita recién hecha.  La Josefina Maritim (971.353.368) abre todo el año. Su oferta es reflejo de lo que capturan los barcos el mismo día: frescura y calidad en las materias primas. Gaspar, uno de los socios, es un importante pescador conocido en Menorca por su género. En las pizarras de Sa Vinya des Port (629.324.590) cuelgan las selecciones del día, que van desde las tapas y raciones como la esqueixada, las tostas -pimientos con butifarró- o sugerencias como las albóndigas de sepia, la caballa en escabeche y otras recetas con influencia francesa como la ensalada Le Relais Gascon. Venecia (635.331.443) es un sueño hecho realidad: después del último baño del día, tomarse una copa a media tarde mientras anochece en una de las edificaciones más legendarias de la Bahía de Mahón -La Casa Venecia-, gestionada por S'Algar Catering. Solvente carta de cócteles, espirituosos y picoteo. Asorbos (971. 091.232) estrena local y es una de las mejores opciones para la copa de sobremesa del puerto. Su terraza, siempre hasta la bandera, acoge a locales, despistados, canallas, niños bien y, en general, todo aquel que quiera pasar un buen rato con amigos con vistas a Cala Rata. Sobresaliente selección de ginebras. Paput (971.350.000) es uno de los últimos grandes éxitos de la Isla, como evidencia la animación a cualquier hora de la tarde y la noche. Destaca su ambiente, con público heterogéneo y de todas las edades. Bocados informales y hamburguesas, y un buen repertorio de cócteles. Como novedades a seguir: Calucha y Sa Tintina.

 

SMoix (Ciutadella) tiene una cocina cosmopolita y apegada a Menorca.

Ciutadella, culinaria soberbia

Es Tast de Na Silvia (971.387.895) La línea de trabajo de Anglada es reflejo de su personalidad: sensible, meticulosa, detallista, buscando la esencia de las materias primas. Ingredientes que se componen en conjuntos armoniosos, donde el sabor no es cuestión accesoria. Mandan las estaciones y el avituallamiento diario. Silvia se desenvuelve bien con todo tipo de productos -carnes, pescados, caza, vegetales- y registros, integrando herencia y raigambre con técnicas y ejecuciones contemporáneas. Toni, en la sala, cuida de cada cliente y de una bodega bien armada. Uno de los mejores restaurantes de la Isla, de visita obligada. Smoix (971.382.808) Miquel Sánchez es uno de los cocineros con mayor virtuosismo narrativo de Menorca, quien destaca por combinar audazmente ingredientes y por su interés indisimulado por los ingredientes de cercanía. Entre sus iconos los raviolis de cigalas, el tiradito de pescado de roca con albaricoque y aliño de cítrico, los pies de cerdo glaseados con carpaccio de gambas y ensalada de hinojo, el estofado de dos carnes con escaluñas y verduras de temporada y el rape en escabeche de cítricos. Postres adictivos. Carta de vinos bien pertrechada y una extraordinaria maestra de ceremonias: Vianey Ángeles. Un restaurante imprescindible.

Rels (971.480.516) es una de las referencias coquinarias más relevantes de Ciutadella, presenta importantes novedades este año. El cocinero Joan Bagur queda en solitario a los mandos del restaurante; decisión acertada, a juzgar por los platos de esta temporada: canelón de conejo con pimientos, caballa ahumada con hummus de almendra, roast beef de llata, aguacate y setas, terrina de pollo con gamba roja de Menorca... Cocina de mercado técnicamente depurada y buenas materias primas locales. Notable servicio de sala y carta de vinos bien cuidada. Agradable comedor y cautivante patio interior, cuya reapertura es una gran noticia. S'Amarador (971.383.524) está en el pódium entre los especialistas de cocina marinera. Su ubicación, con las ventanas del comedor dando al puerto y con una terraza extraordinaria, es privilegiada. De su cocina salen buenos ejemplares de pescados locales a la plancha o al horno, mariscos (gambas, mejillones, fritada...) de notable calidad -en su mayoría locales- y arroces intachables de punto y sabor, así como las calderas de marisco o langosta (cuentan con vivero propio). Acogedora decoración y cuidado de los detalles. Bodega a la altura de su oferta, con más de cien referencias.

Molí des Compte (971.481.414) se ubica en un granero centenario de grandes dimensiones que almacenaba el cereal de Ciutadella, un comedor que llama la atención por sus imponentes bóvedas. Dominan el arte de las brasas, incluyendo en su carta un amplio repertorio de carnes que van desde su afamado chuletón gallego al sabroso pollo de corral pasando por el solomillo de ternera, el secreto de ibérico o los adictivos pies de cerdo. Sus ascuas se atreven con otros registros: mejillones, pulpo y verduras salen intachables del envite. Barra y terraza exterior para picoteo informal con muchos adeptos. Buena carta de vinos y servicio de sala muy agradable y atento. Cas Cònsol (971.484.654) ha cambiado de manos y sigue apostando por elaboraciones típicamente mediterráneas en el edificio del antiguo consulado francés, soberbio emplazamiento frente al puerto.

Pins46 (971.481.674) se halla en una casa antigua de la legendaria Plaça des Pins. Tiene varias áreas diferenciadas: la terraza al borde del parque, la barra, el comedor y la joya de la corona -que recuperan después de varios años inutilizado-: el patio interior, ideal para comer al aire libre en las noches de verano. En su carta encontrarán desde conservas, raciones y platos para compartir, hasta preparaciones más ambiciosas -alguna de ellas muy con toques creativos- como carnes, pescados y mariscos frescos de Menorca y en Roma (971.384.718) las pizzas son fenomenales -finas y elaboradas en horno de leña natural: menorquina (con sobrasada y cebolla), calamar, gambas frescas y aceituna, espinacas, piñones y roquefort...-; también arroces como el caldoso de marisco, guisos como el fricandó, pescados como el atún o el bacalao, mariscos como la gamba roja o cigala y sabrosas pastas con ingredientes mediterráneos. Apetecible menú del día y codiciada terraza en las noches de verano.

Hola Ola (665.158.751) es el lugar obligado para tomar una copa después de comer o cenar, o para ver la puesta de sol. Buenos zumos naturales, cócteles y copas bien servidas, ambiente californiano, fantástica terraza y sugerente banda sonora. Ulisses (971. 380.031) abre todo el día, desde las ocho hasta las tres de la mañana. Buenos desayunos, guisos marineros, pescados y cerveza propia. La labor de Joan Canals, prestidigitador coctelero con numerosos premios, engancha desde el primer trago. Morvedra Nou (971.359.521) se halla en un hotel rural edificado en un predio del Siglo XVII, en el camino entre Ciutadella y Macarella. Su jardín y terraza son ideales para el aperitivo al atardecer y la cena en las noches de verano. Joan Florit lidera la cocina presentando platos a mitad de camino entre la tradición local y el mestizaje contemporáneo.

Desde la privilegiada terraza de El Trébol se divisa el paseo de Cales Fons (Es Castell).

Sa Mesquida y Es Castell, sabores marineros

Cap Roig (971.188.383), uno de los restaurantes con más solera de Menorca oriental, basa su oferta en marisco y pescado fresco -incluyendo piezas de gran tamaño-, arroces y otras especialidades como la sepia con sobrasada, los calamares salteados con su tinta, las escupinyes al natural o las frituras, generalmente bien tratadas. Se ubica muy cerca de Mahón, llegando a la aldea marinera de Sa Mesquida. Recuerden reservar mesa en la cristalera, en la barandilla o en la terraza de la entrada, donde disfrutarán de unas admirables vistas al mar desde lo alto del acantilado donde se haya enclavado. El Can Bernat des Grau (650.974.685) de Richard Tejada se ha convertido, por méritos propios, en uno de los restaurantes con mayor demanda de Menorca. En su comanda no deben faltar recetas clásicas como el calamar relleno a la menorquina y pescados enteros a la plancha o fritos, cuya disponibilidad depende de la pesca diaria. Los clientes se rifan las opciones fuera de carta y su famoso pudin de dátiles para el postre. Un poco más al norte se encuentra Romeo y Julieta (971.359.326) recién estrenado en el Golf Son Parc. Su oferta no se limita únicamente al restaurante, tiene intención de convertirse en un centro social con lounge bar, actividades culturales y planes diurnos saludables. Quizá los aspectos que más nos llaman la atención son su carta de cócteles y bodega, la huerta propia con la que se van a nutrir de productos orgánicos, y una cocina mediterránea bien armada con encendidas evocaciones al recetario latinoamericano y liderada por el experimentado chef Julio Bico.

En la boca de la bahía de Mahón se encuentra Cales Fons, la pintoresca cala de pescadores de Es Castell que sugiero visitar de noche. Trébol (971.367.097), abierto en 1969, fue uno de los restaurantes pioneros en el fascinante puerto de Cales Fons, y hoy conserva el reconocimiento como mejor restaurante de ese enclave. Los habituales acuden por su romántica ubicación, pero sobre todo por la calidad de sus materias primas y la amabilidad del equipo que atiende al visitante. La carta es escueta y no admite filigranas creativas: buenos pescados, frescos mariscos y convincentes arroces y calderetas. En temporada sepia con alcachofas y espárragos con gambitas. Reserven con suficiente antelación para conseguir mesa en la terraza, especialmente en las noches en verano. La alternativa sigue siendo Nou Siroco (971.367.965), consolidando su apuesta por una mayor calidad. Por último, uno de los rincones favoritos de este cronista en la Isla: Bar Lemon (971.423.271), con el mejor repertorio de cócteles clásicos de Menorca, un oasis en manos de Juan José Marcos, alquimista, maestro, uno de los de verdad en el arte de la coctelería. Y Lemon es lugar de peregrinación para los amantes de las mezclas, del Espresso Martini al Rob Roy pasando por académicos Manhattan o impecables Boulevardier. Redondean la experiencia su idílica ubicación y Carla cuidando al visitante como parte de la familia.

Can Los (971.157.373) es un establecimiento de pueblo, sin mayores alharacas que una terraza urbana bien montada. Hasta aquí todo normal. ¿Y si les digo que es punto de reunión para los paladares locales más baqueteados de Menorca? Los motivos para visitar este restaurante de culto los hallarán en canónicas calderetas y los pescados de enorme tamaño y superlativa calidad que salen de la cocina de Josep, cocinero autodidacta y artesano. Un trabajo impecable en ejecuciones, texturas y sabor. No dejen de probar las ortiguillas (fritas o en arroz), y las patatas fritas de guarnición. Nuevo comedor y carta de vinos con importantes novedades. Vuelve -con fuerza- a la escena culinaria menorquina al encantador hotel boutique Son Granot (871.200.893), ubicado en una casa con tres siglos de antigüedad. El chef Carlos Juanico y su equipo de cocina integran en los platos un profundo conocimiento de la tradición local, técnicas contemporáneas, academicismo y capacidad iconoclasta. Buenos ejemplos son el mi-cuit de vaca menorquina, los rubiols al vapor de verduras secas, el bonito que da el callo al estilo de Fra Roger, el cuchareo de alcachofa con velo de cigala o los caracoles de Menorca con 'cranca'. Postres que enganchan, servicio personalizado y platos especiales por encargo.

El comedor exterior de Binifadet (Sant Lluis).

Sant Lluis, la milla de oro gastronómica

Binifadet (971.150.715) sigue siendo la bodega más importante de Menorca y uno de los rincones con más magia de la Isla. La familia Anglés presenta cada año novedades en su oferta, completando una experiencia más redonda, que van desde el wine bar hasta la visita de bodega y viñas. En 2018 el experimentado chef Albert Serra se hace cargo de la dirección de la cocina. Una ambiciosa apuesta para su restaurante, abierto y lleno de encanto. Se mantienen clásicos como los tacos de salmón marinado al Gin Xoriger, y se incorporan nuevas recetas como las cigalas con papada de cerdo, el arroz cremoso de sepia o el pan de vino con queso fundido y foie. Diez años lleva el normando Patrick James con Pan y vino (971.150.201), consolidado su restaurante entre las direcciones indispensables de Menorca gracias a una cocina actual, mediterránea, bienhumorada, expresiva, apegada al terruño y que respeta las peculiaridades gastronómicas del entorno, pero sin complejos a la hora de integrar de manera delicada influencias de su país, Francia, europeas o asiáticas. Son varios los motivos de su éxito, además de su cocina: la preciosa casa payesa donde se ubica, los precios amables -incluido su menú degustación-, el magnífico servicio de sala -en manos de su mujer, Noelia Zardoya-, una cuidada carta de vinos y su selección de postres.

La reapertura de Sa Parereta d'en Doro (971.150.353) es una de las noticias del año para los aficionados. Doro Biurrún, experimentado y sensible, es uno de los cocineros con mayor virtud en los fogones de Baleares, y vuelve a su casa con intención perenne. La oferta se divide en dos partes: una de entre horas, más informal y de wine bar. Como complemento, su menú gastronómico cerrado: una selección de platos que cambia cada día en función del mercado y que plantea recetas como el hojaldre de butifarró, cebolla confitada y mermelada de tomate, la carrillera de ibérico al vino tinto o las verduras con sardinas marinadas. Entrañables la casa, el patio y el comedor. Alcaufar Vell (971.151.874) es una de las casas señoriales más hermosas de la Isla, que es también hotel refinado donde se cuida excepcionalmente al visitante. Con Jesús Díez y Miquel Muñoz en la cocina se confirman los cambios comenzados el año pasado en búsqueda de la excelencia. Una carta comprometida con la riqueza autóctona. Rusticidad e implicación con la huerta de proximidad, pescados y a la ternera, cerdo y cordero locales: sepionets con crema de alcachofas, cap roig relleno o la menestra de 16 verduras, que va evolucionando según la temporada. La selección de vinos incluye interesantes referencias. Sant Joan de Binissaida (971.355.598): sexto año del equipo de Ses Forquilles gestionando el restaurante de este soberbio hotel rural, que cuenta con explotación agropecuaria con la que se avituallan los cocineros para diseñar la carta. Corderos, gallinas, olivos, almendros y huertos de la propiedad maximizan la expresión local, a la que se añade el toque creativo marca de la casa. Además de los iconos como los tomates en conserva, las galletas de ensaimada y foie o las piezas de gran tamaño cárnicas por encargo, hay novedades como el pulpo a la brasa con velo ibérico, la merluza a la romana con romana o el Petit-suisse con fresas de la huerta. Estrenan brasa. Estimulante carta de vinos.

A pocos metros se encuentra La Caraba (971.150.682). Ofrece una acogedora terraza, atmósfera vitalista, recetas mediterráneas -no dejen de pedir las sardinas marinadas en tomate- y precios accesibles. A seguir la novedad en la zona: Villa Blanca, en la casa donde se hallaba el restaurante Anakena. Biniarroca (971.150.059): más de cuarto de siglo lleva en funcionamiento este encantador hotel rural de trato familiar y acento inequívocamente británico. Bajo la propiedad de Sheelagh Ratliff y con la supervisión de Núria Sintes, su carta se presenta con corte internacional y detalles franceses, pero con el ojo siempre puesto en ingredientes de la Isla y productos provenientes de su huerto. Al mediodía ofrecen cocina informal y por la noche cocina de autor. En Caragol (629.165.089) es un lugar privilegiado, a escasos veinte metros del mar, con unas vistas al mar únicas a cualquier hora del día. En Caragol se sitúa en Biniancolla, entre Binibeca y Son Ganxo. Pero su éxito no reside únicamente en la ubicación; la carta nos presenta excelentes calidades de pescados locales -cap roig, gallo de San pedro, atún...- y mariscos, que compran cada día de los mejores proveedores locales y que ejecutan cuidando puntos y texturas. Unos mejillones o una fritura para compartir completan la comanda. El Txoko (666.957.414) cuenta con pescados de calidad, ejecuciones sencillas y buena relación calidad-precio. La legión de parroquianos que lo llena cada noche obliga a reservar con mucha anticipación. Mismo éxito que el Club Náutico de Binisafua (971.357.741) que cuenta con una de las ubicaciones más privilegiadas de la Isla, a escasos metros del mar. Los clientes cuentan como favoritos platos como las sardinas a la plancha, las frituras (boquerones, calamares, chopitos...), arroces -por ejemplo, el de gambita roja de Menorca- o pescados frescos para compartir.  Si lo que buscan son tapas típicamente menorquinas y ambiente de pueblo, déjense caer por La Rueda (971.150.349), en el centro de Sant Lluís. En Alcaufar se encuentra el restaurante del Hotel Xuroy (971.151.820), el más antiguo de la costa oriental. El restaurante se halla en la planta inferior, con una terraza que es todo un privilegio, bajo unos pinos de gran tamaño y pegada a la arena de la playa. De su carta son obligados los calamares a la romana, los mejillones a la plancha y la sepia con alcachofa, al igual que los pescados, ejemplares -algunos de gran tamaño- que traen diariamente de pescadores cercanos, impecablemente ejecutados. Buenos arroces. Idóneo para ir con niños. Una dirección de culto.

Vistas del comedor exterior en Torralbenc (Alaior).

Sant Climent: arroz, cerveza y más

Es Molí de Foc (971.153.222): numerosos locales tienen debilidad por Vicent Vila y sus arroces con intachable punto y sabor. No es para menos; en esta casa se bordan todas las preparaciones, de secos a caldosos. Por ejemplo, la paella de verduras de temporada, pato y pilotes, el arroz caldoso de cigalas con rape, setas y cigalas, seco de atún y conejo o la fideuá negra de rape, calamar y níscalos. Los entrantes merecen la pena -no se pierdan sus mejilloncitos bourguignon-. Terraza -con pozo romano- muy apetecible. Una de las mejores bodegas de la Menorca; este año incorpora vinos de islas del mundo. Vicent, en el local adyacente, elabora la famosa cerveza Grahame Pearce. El Casino de Sant Climent (971.853.722) es el centro social de la zona. Su cocina es resuelta en los tiempos cortos (estupendos bocadillos y tapas típicas como higaditos, lengua con alcaparras o carne en salsa) y los hermanos siempre tienen excusas para atraer público (sesiones de jazz los martes, noches de los pintxos los jueves, arroces el domingo...).

Entre Sant Climent y Cala 'n Porter se encuentra Torralbenc (971 377.211), el famoso hotel rural de lujo ubicado en una finca de ensueño. Su jefe de cocina, Luís Loza, ejemplifica en 2018 el 'menos es más' con una carta más corta y certera, combinando entrantes sencillos pero sabrosos donde el producto local es protagonista. Sobresale la mejor técnica en brasa de Menorca, con carnes y pescados frescos que no se resisten a la excelencia en textura y punto, y un perfecto sofrito en los marinos. No olviden pedir los pimientos, las patatas y la 'romesco mexicana'. Uno de los comedores y una de las terrazas más bonitas de la isla, y una carta de vinos a la altura.

Tres apuntes más por la zona. Aunque Cala 'n Porter es territorio de platos combinados para turistas, sobresalen dos restaurantes: El Pulpo (971.377.110) y La Vela (971.377.452). Ambos ponen cuidado en la selección del producto, basado en pescados y mariscos de Menorca. Y en el restaurante Es Canutells (686.709.499), situado en la cala homónima, encontrarán frescos pescados y arroces sin florituras, pero bien tratados. 

Es Mercadal, esencia menorquina

Ca N'Aguedet (971.375.391): Dani Florit (cocina) y Pedro López (sala) tenían un ambicioso reto por delante cuando, en 2016, decidieron tomar el relevo de esta casa con décadas de historia a manos de la familia Mariano Vadell. El chef mantuvo algunos platos clásicos en la carta, como el legendario arròs de la terra o los caragols amb cranca pero también introdujo propuestas como el perol de ortiguillas, el calamar a la menorquina al estilo de Miquel o la sepia rellena de gambas y piñones de Bennasar. Prueben los pescados a la plancha, los arroces y calderetas, también el chuletón de carne menorquina. Atentos a los platos por encargo, como la becada con cebolla. Es Molí d´es Racó (971.375.275) es un restaurante donde cada vez nos gusta más parar y donde son imprescindibles sus platos de caza, sus caragols amb cranca y su perdiz con col. Cuando reserven -eviten horas punta en verano-, soliciten una de las mesas adyacentes a las ventanas o en el comedor interior, más auténtico. En febrero, feria de la perdiz. La romántica terraza de Ca N'Olga (971.375.459) en el centro del pueblo de Es Mercadal, es idónea para comidas o cenas en familia, en pareja o con amigos. A los asiduos les gusta su ambiente tranquilo y su servicio, profesional y amable. La carta apuesta por las carnes y los pescados frescos -con varias formas de terminación a elegir- y la influencia mediterránea con pequeños giros creativos, como el carré de cabrito o las vieiras con tupinambur. Es Tast (971.375.587) mantiene equilibrio entre bocados típicos y una cocina -dirigida con constancia por Pachi Allegue- bajo un patrón más creativo para los que quieren huir de los tópicos. Agradable terraza para tomar algo tranquilo; se consolida. Como contrapunto creativo, la oferta sin complejos de The Tapas Gastrobar (971.154.094), quienes mejoran cada año.

Entre Es Mercadal y Santo Tomás se encuentra la villa de Es Migjorn Gran. Allí se ubica Ca Na Pilar (971.370.212), el restaurante de Víctor Lidón, cocinero de amplias hechuras curtido en las cocinas de ABaC -en tiempos de Xavi Pellicer-, Zafferano (Londres) y el mítico Racó de Can Fabes, donde fue jefe de cocina hasta su cierre. Los platos responden al academicismo de sus tutores: elegancia y cuidado de los ingredientes que complementa con fondos honestos y la devoción por la despensa próxima. La caza, las aves, los mar i muntanya... su cocina es una fiesta, una de las más inspiradas de Menorca. La mejor forma de entenderla es la opción degustación o encargar un menú a medida. Apetecibles tanto el comedor interior como la terraza exterior en verano. Está a desmano, pero merece la pena desviarse. Como complemento, S'Engolidor (971.370.193), una antigua casa payesa reconvertida en hostal que ofrece platos típicamente locales como los calamares rellenos, el oliaigua, o la raya escabechada.

Fornells, cuna de la caldereta de langosta

Es Cranc (971.376.442) es una de las tabernas marineras más legendarias de Fornells, ubicada en una de las calles peatonales del centro de la localidad. Su plato más emblemático sigue siendo la caldereta de langosta, además de langosta en cualquiera de sus preparaciones: plancha, hervida o en arroz. Otras alternativas suculentas son la caldera de mero, su arroz 'Es Cranc', el caldoso de langosta o cigala -o el de marisco si no quieren romper la hucha-. También destacan sus pescados a la plancha y a la espalda. De postre, tarta de queso de postre. No se marchen sin ver el vivero de langostas. Es Cranc Pelut (971.376.743): Emilio Samblas, un histórico de la casa, tomó las riendas el año pasado del emblemático restaurante fundado por Diego Coll, acometiendo diversos cambios de cara al cliente. Emilio estrenó una zona de gastrobar, para bocados informales. También amplió la carta, donde destacan la caldereta, los arroces caldosos de marisco o langosta, el cochinillo deshuesado, los mejillones tramontana y las famosas albóndigas de pulpo. De postre, la morcilla de chocolate, avellanas y galleta. El mayor activo de Es Port (971.376.403) son Richard Riera padre e hijo. Les recibirán con cercanía y simpatía, descubriendo su caldera de langosta, las ortiguillas, las berenjenas rellenas, las croquetas de pescado y el marisco elaborado a la brasa -algo poco habitual en la zona-, como los mejillones, el pulpo o los langostinos.

 

Seis preparaciones de Ses Salines (Ses Salines - Fornells).

A las afueras de Fornells, Ses Salines (971.376.745) está totalmente afianzado como una de las direcciones clave de la Isla en clave marina. No sólo por su ubicación, con espectaculares vistas sobre la bahía de Fornells, sino por sus sobresalientes arroces -pulpo y pimiento rojo, conejo y caracoles a la llauna...- y fideuás -raya a la menorquina, caragols amb cranca, sepia a la bruta y butifarra...-, que a petición del cliente pueden convertirse en rossejat. La versión más informal de David de Coca (Sa Llagosta) incluye genialidades que van rotando cada temporada, como los caracoles de mar a la brasa con brava o los mejillones cocinados de formas diversas. Pregunten por los platos fuera de carta. Reserven con antelación. Servicio eficaz y detallista. También ubicado en Ses Salines Ca Na Marga (971.376.410): Un cuarto de siglo lleva la familia Pons Villalonga al frente de este restaurante, referencia en la costa norte de Menorca. Ubicado en la urbanización Ses Salines, la especialidad de esta casa son los pescados y -sobre todo- las carnes a la brasa. Una técnica primitiva que han ido depurando con los años, preparando cientos de ejemplares en cada servicio. El mérito es doble si tenemos en cuenta lo certero de sus puntos y el ritmo del servicio manteniendo precios prudentes. Jordi recoge el testigo familiar y la gestión del restaurante acompañando a sus padres. Terraza muy agradable y bodega climatizada con un centenar de referencias. Isabella Beach Club (638.785.480) es, sin discusión, uno de los lugares con las vistas más espectaculares del Mediterráneo. Aunque tiene horarios amplios, lo idóneo es acudir a este reducto del placer a última hora de la tarde para ver la puesta de sol disfrutando un cóctel o una copa bien servida con música relajante.

La mejor selección de productos típicos

Sibaritas (971.357.629) se encuentra a la salida de Mahón, camino de Es Castell, y constituye la tienda de productos delicatessen más exclusiva de Menorca, una meca del capricho con ibéricos, conservas, quesos, vinos... Toni López, su propietario, abrió además un restaurante anexo donde poder degustar una selección cambiante de los artículos de su ultramarinos. Desde lechazo de Valladolid y cochinillo segoviano, hasta el salmón y el bacalao o la sardina ahumada en cama de escalivada. Fenomenales quesos y huevos con productos ibéricos y cortes de Joselito como la presa, el secreto o la pluma. La cocina presenta sin enmascarar ni canibalizar sabores y texturas. Carta de vinos con amplitud de miras y presupuestos, al igual que sus precios. El Paladar (971.382.088) es la tienda donde surtirse de ibéricos, preparaciones internacionales, conservas y productos gourmand. Excelente trabajo de Kiko Muñoz en sus cuatro sucursales.  Por su parte, 4 Sentidos gastronómicos (971.380.058) es la opción con selección más extensa de productos gourmet en Ciutadella. De Vins (971.362.194) es nuestra tienda de vinos preferida en la Isla. Hallarán la más amplia selección de vinos en Menorca, con etiquetas de todas las zonas de producción más importantes, incluyendo añadas antiguas, referencias internacionales y algunas rarezas. Presenta un salón donde degustar vinos de sus estanterías por botellas o por copas -posibilidad de Coravin- con conservas de calidad. Amplia selección, abriendo botellas cada día. Muy recomendable también su flamante nuevo espacio de Es Claustre. Aunque disminuye su número de paradas cada año, las lonjas de Mahón y Ciutadella son buenos lugares para pertrecharse de pescados y mariscos de la isla. En el Mercat des claustre de Mahón encontrarán frutas y verduras, además de otros productos típicamente menorquines como miel, alcaparras, manzanilla, sobrasada -busquen la charcutería Ca n'Aurèlia (971.363.138) para resolver este tema: venden los excepcionales productos de porc faixat- y quesos. La mejor y más variada oferta de pescados de Mahón, en Peixateria Sa Llotja (971.091.635), al final del puerto. Acudan a partir de las 18h para encontrar género recién llegado de las barcas.

Sa Cooperativa del Camp (971.371.168), en Alaior (y con presencia en algunos de los mejores supermercados de la Isla), ofrece uno de los surtidos más amplios de materias primas de la Isla, la mayoría comprados directamente a los productores; también S'Hort ecològic (971.354.603) y Bio Magatzem (871.201.546) en Mahón. En clave dulce no dejen de visitar Es Llonguet (971.961.196) por sus panes y bollería artesana recién hecha. Para ensaimadas, Las Campanas (971.150.953) en Sant Lluís o por encargo en Can Senyalet (971.362.326) en Mahón o Es Castell. Además, hojaldres en la pastelería Sandra (971.360.495), cruasanes en La Balear (971.360.878), desayunos en Marones (971.355.017), cervezas en Sa Bona Birra Ciutadella (683.425.450) y los mejores utensilios de cocina en La Maravilla (971.367.474). Son Thés (971.361.111) presenta un repertorio de más de ochenta tés e infusiones de todo el mundo y un trato exquisitamente personalizado, destino obligado para los amantes de estas bebidas. Flor de Fornells (971.054.045) ofrece visitas guiadas por sus salinas Reserva La Concepció.

La Guía Matoses - Los 100 Mejores restaurantes de Menorca 2018 ya está disponible.

Guía Matoses - Los 100 Mejores Restaurantes de Menorca 2018 está ya a la venta en restaurantes, quioscos y puntos de venta habituales de prensa. Para estar al día de la gastronomía de la isla visiten Cómete Menorca (www.cometemenorca.com). 

Fotos de Avelino Mullarach©, Matoses y archivo de La Mojigata (Óskar Pérez), SMoix, Trébol, Binifadet, Torralbenc

Síganme en Instagram y Twitter: @Matoses


Queremos saber tu opinión
Participa
Comentario
Acepto las normas de participación
Queremos saber tu opinión
Usuario registrado