Metropoli

Blog Cuaderno Matoses

Los 12 mejores restaurantes de Miami 2015

Miami es una ciudad en constante ebullición donde hay constantes aperturas de restaurantes, coctelerías y negocios especialistas de hostelería. La restauración con raíces latinas que reinaba hace diez años ha dado paso a establecimientos con influencias norteamericanas, europeas y asiáticas. La calidad y la sofisticación de las propuestas también ha crecido, al igual que un público cada vez más exigente y cosmopolita.

Miami es una ciudad de enormes contrates.

Entre noviembre y febrero Miami está favorecida por un clima más agradable y atrae a visitantes de todo el mundo que cuelgan el todo completo en hoteles y restaurantes. Es la temporada alta. Por si alguno de ustedes tiene pensado dejarse caer por allí, aquí tienen mi lista de favoritos de este año. En muchos casos no son los más populares ni famosos, no son los que están de moda. Varios aparecen en guías y otros son casi secretos incluso para residentes. Son, ni más ni menos, que los sitios a los que me gusta ir -y repito- por su oferta y personalidad.

Efervescencia de estilos, huerta, Mediterráneo y Asia

27 (2727 Indian Creek Dr, Miami Beach; (305) 531-2727; Precio medio: 50 euros). El hotel Freehand es una dirección fuera del circuito habitual de Miami Beach. Su gran baza, el Broken Shaker, es nuestra coctelería favorita y una de las mejores de EEUU. por su personalidad, originales mezclas y entorno. Los mismos propietarios abrieron hace pocos meses el restaurante 27. Se distingue por una cocina mestiza que recoge influencias sefardíes, caribeñas y americanas. Algo que sobre el papel llama poco la atención es en realidad una propuesta muy sensata y apetecible. Trabajan con proveedores locales, lo que sube el nivel de las materias primas. Ambiente informal, estupendo brunch dominical y soberbios cócteles de Broken Shaker para acompañar.

Arriba dos detalles de la sala de 27 y abajo comedor de Alter y uno de sus productos fetiche.

Alter (223 NW 23rd Street, Miami; (305) 573-5996; Precio medio: 70 euros). El restaurante que probablemente va a marcar el antes y el después en la oferta gastronómica de la ciudad. Su fórmula combina inteligentemente decoración, localización y ambiente contemporáneos con un público eminentemente sofisticado y, sobre todo, con inquietudes culinarias. La cocina de Brad Kilgore respeta los productos locales y subraya el poder del sabor, sin los habituales atajos. Elaboraciones con personalidad, frescura y más que correctamente ejecutadas. Excelente trabajo con la carta de vinos, con referencias poco habituales. Para una experiencia completa pregunten por el menú degustación en la cocina.

Barceloneta (1400 20th St, Miami Beach; (305) 538-9299; Precio medio: 60 euros). El restaurante español más famoso entre la comunidad española se enclava en una tranquila esquina de Sunset, en Miami Beach. Encontrarán preparaciones típicamente españolas que se complementan con otras de ejecución más exótica y platos de temporada de una carta en continua rotación. Siempre de bote en bote, conviene reservar especialmente si pretenden mesa en la terraza. Pregunten por platos fuera de carta y no dejen de probar su selección de ostras. La Gamba en Coral Gables y Niu en Downtown son dos buenas alternativas para encontrar sabores peninsulares.

Blackbrick (3451 NE 1st Ave, Miami; (305) 573-8886). Es probablemente el panasiático más fiable de la ciudad. Su oferta incluye fórmulas tailandesas y chinas con limitadísimas concesiones al paladar local y el éxito de la experiencia dependerá del diseño correcto de la comanda. De entre las decenas de dim sums de pescado, marisco, carne y verduras les recomiendo aquellas más ligeras de masa, especialmente las cocinadas al vapor o la plancha. De entre las verduras no olviden pedir el bok choy y limiten su ración de fideos y arroz a los grandes éxitos de la casa. No se vayan sin solicitar el pato al estilo Pekín acompañado de tortitas y buns. Como alternativa: Cake Thai Kitchen, uno de los secretos mejor guardados de la ciudad.

Pasta, costillas, tabernas japonesas y stone crab

Caffé Italia (3800 SW 8th St, Coral Gables; (305) 441-1199; Precio medio: 40 euros). Se trata de una pequeña trattoria que sorprende por la calidad de las pastas elaboradas diariamente. Especialmente recomendables son las recetas clásicas y las rellenas. El punto fuerte de esta dirección secreta de Coral Gables es la bodega que gestiona Hugo Pozzoli, uno de los propietarios. Centenares de referencias de todo el mundo a precios verdaderamente atractivos lo convierten en referencia para amantes del vino. Completan su oferta pizzas bien horneadas y estupendas empanadas. Como alternativa, Lucali, Harry's y Spritz mantienen el pódium de mejores pizzas de la ciudad.

Arriba un detalle de las mesas de Hillstone y las alcachofas, abajo uno de los platos totémicos de South Florida, en Joe's.

Hillstone (201 Miracle Mile, Coral Gables; (305) 529-0141); Precio medio: 50 euros). Un clásico de la ciudad al que cambio de nombre y propietarios no ha afectado en calidad. Desde hace más de diez años es mi favorito para tomar costillas de cerdo horneadas con salsa barbacoa, a las que complemento con las alcachofas asadas o las espinacas. Los que quieren un toque más exótico no dejan de pedir el Hiramasa roll. Su servicio es siempre impecable, y el ambiente, carta de vinos -ojo, no cobran el servicio de descorche- y cócteles nunca fallan. Reservar con antelación. Como alternativas en cocina norteamericana de calidad y buen uso de barbacoa: Swine y Yardbird.

Su Shin Izakaya (159 Aragon Ave, Coral Gables; (305) 445-2584; Precio medio: 40 euros).Entre los puntos fuertes de este restaurante japonés semiescondido, las tablas de las paredes que indican los platos del día. Entre mis favoritos: la berenjena con tofu, el calamar a la plancha, el pescado de río asado o los pimientos shishito con katsuobushi. En el apartado de crudos les recomiendo pregunten por los pescados blancos del día para diseñar su comanda de sushi y sashimi. No esperen lujos y sí una cocina tabernera con autenticidad. Carta de sakes con referencias interesantes y precios contenidos.

Joe's Stone Crab (11 Washington Ave, Miami Beach; (305) 673-0365; Precio medio: 60 euros). Forma parte de la historia viva de South Beach, por lo que prácticamente ningún forastero abandona Miami sin conocerlo. Me gusta por el ambiente, por el espectáculo de merendero para clientes con posibles y por esos maîtres que intimidan al visitante con su inquietud por facturar. Les recomiendo centrar su comanda en las pinzas de cangrejo de menor tamaño, la ensalada de col y las patas de cangrejo de Alaska horneadas. Mignonette y The River Oyster Bar son mis alternativas favoritas para pescados y mariscos de calidad.

Sensibilidad mediterránea y japonesa, sabores peruanos y asados

Klima (210 23rd St, Miami Beach; (786) 456-2779; Precio medio: 70 euros). Pablo Fernández-Valdés y Yago Giner dejaron su vida de éxitos en Barcelona para poner en marcha este oasis gastronómico de South Beach. La decoración de Klima es probablemente la más bella y acogedora de la ciudad. Detalles como la iluminación, la terraza y las obras de artistas como Plensa o Macaya contribuyen a una experiencia cuidada y sensible. La cocina de David Rustarazo -proveniente del Coure barcelonés- convence por la calidad de materias primas, la honestidad de fondos y la ejecución impecable de carnes y verduras respetando texturas y propiedades. Klima apuesta por una cocina de sabor mediterráneo con influencias adaptadas elegantemente al gusto local. Uno de mis favoritos y restaurante de visita obligada.

Detalle de la terraza de Klima y uno de los platos de Rusti más laureados.

La Mar de Gastón Acurio (500 Brickell Key Dr, Miami; (305) 913-8358: precio medio: 60 euros).Se sitúa en la planta baja del Hotel Mandarin Oriental, a escasos metros del agua. El equipo de cocina está liderado por Diego Oka, mano derecha de Acurio, y los impecables Fiorela Cornejo y Giancarlo Valera. De la cocina salen sabrosos ceviches, tiraditos, anticuchos y causas con el habitual mestizaje nikkei y chifa. Pregunten por los niguiris del día y el pescado entero al estilo nikkei. En el comedor una barra de ceviches, un grill de anticuchos elaborados en vivo y los estupendos cócteles del griego Lefsan. Buenos postres y Fernando Zumadia, el mejor sumiller de la ciudad, completan la oferta.

Michael's Genuine Food and Drink (130 NE 40th St, Design District; (305) 573-5550; Precio medio: 60 euros). El local que dio a conocer a Michael Schwartz es una de las direcciones más fiables entre los aficionados del sur de Florida. Su carta está repleta de apetitosas referencias donde sobresalen las recetas terminadas en horno. Entre nuestros favoritos el tocino con kimchi, la oreja frita, el pollo asado o alguno de los pescados del día. Sus pizzas con ingredientes poco habituales y hamburguesas son una afortunada elección. Reserven con antelación.

Naoe (661 Brickell Key Dr; Brickell Key; (305) 947-6263; Precio medio: 200 euros). Se trata del mejor restaurante de la ciudad y destino obligado para amantes de la cocina japonesa purista. Kevin Cory ofrece cada noche para un limitadísimo número de comensales una de las propuestas niponas más rigurosas e interesantes de Norte América. La obsesión por las mejores materias primas (muchas de ellas se reciben diariamente desde Japón) y el mejor trato al cliente, completan esta joya escondida en Brickell.

 

Fotos de archivo 27, Alter, Hillstone, Joe's Stone Crab, La Mar y Klima
Síganme en Instagram y Twitter: @Matoses


Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate