Metropoli

Blog Al aire libre

Cueva del Oso

Situación. Bosque de La Herrería. El Escorial. Madrid.

Distancia. 55 kilómetros desde Madrid.

Cómo llegar. Desde Madrid por autopista de A Coruña A6, hasta salida 18. Continuar por M-505 hasta El Escorial.

Accesos. Desde el Monasterio de San Lorenzo, descender por la carretera de la Estación, Avenida de los Reyes Católicos y Avenida de la Constitución hasta la rotonda de la carretera M-600. Tomar esta carretera, primera a la derecha y seguirla hasta la siguiente rotonda. Continuar por la primera a la derecha, M-505, dirección Puerto de la Cruz Verde. Seguirla 4 kilómetros, hasta el kilómetro 32, donde se toma la desviación a la izquierda a la Silla de Felipe II. Dejar el vehículo en el aparcamiento situado ante la ermita de Nuestra Señora de Gracia.

Acceso a la Cueva del Oso en El Escorial

Acceso a la Cueva del Oso | Alfredo Merino

Declarado Paraje Pintoresco en el temprano 1961, el paraje de La Herrería es uno de los espacios naturales más sobresalientes de la región madrileña. A pesar de sus pequeñas dimensiones, acoge impensables arboledas de robles y castaños, entre los que sobresalen algunos ejemplares arbóreos tan sobresalientes como el serval que crece a los pies de la Silla de Felipe II y varios castaños varias veces centenarios. 

Pincha aquí para ver más imágenes de la excursión

Esparcidos entre la foresta surge una constelación de bloques de granítico de todas formas y dimensiones, que la humedad del entorno les viste con llamativos trajes de musgo y liquen.

Entre todos conforman un hermoso laberinto que no tendría el menor inconveniente en ser escenario principal de sagas como El Señor de los Anillos o, más actual, Juego de Tronos. De hecho sus espesuras han asistido al rodaje de mil y una películas y series de televisión.

Aparte de ello, el paraje da para vivir a quien lo recorra una aventura doméstica. El hallazgo de un corro de setas, la capa sobresaliente de un musgo jugoso que tapa las piedras, varios gigantes vegetales y las extravagantes formas de las peñas son cotidianas sorpresas que nos depara este singular paseo apto para todos los públicos.

Destaca entre las últimas la Cueva del Oso, singular oquedad de aceptables condiciones en la que entraría sin problemas una familia de los conocidos plantígrados. No se sabe si alguna vez la habitaron o no, aunque poco importa ante el descubrimiento de la recoleta espelunca. Sobre todo para los más pequeños.

El camino que lleva hasta este refugio natural puede iniciarse en la misma Silla de Felipe II, lugar recomendable para los más perezosos o para quienes tengan otro inconveniente. El problema es el escaso sitio para dejar el vehículo, si no se llega temprano.

Mucho más interesante es comenzar esta mínima caminata en la ermita de Nuestra Señora de Gracia, en cuyo entorno se extiende una exitosa área recreativa. Son unos 700 metros más, pero merece la pena.

Inicio ermita Nuestra Señora de Gracia

Desde el gran panel situado unos metros enfrente de la entrada del templo, junto a la carreterilla que sube hasta la Silla de Felipe II, echarse a andar por el asfalto unas decenas de metros. Dejar a la derecha una pista que surge a la derecha y alcanzar la altura de una portilla a la izquierda, junto a una señal en cuyo poste está pintada la inconfundible señal blanquirroja de los senderos de gran recorrido. 

Pertenece al GR-10, el más popular de estos caminos del centro de España, que recorre de punta a punta la Sierra de Guadarrama en su larga travesía entre el Mediterráneo y Lisboa.

En este punto, abandonar el asfalto para continuar por el camino que a la izquierda se adentra en el robledal. Las señales impiden la menor pérdida. Cuesta arriba, la senda no tarda en alcanzar una curva de la carretera de la Silla de Felipe II.

Dejar el asfalto a la derecha y cruzar una zona con bancos. Seguir por el camino, apareciendo a la izquierda varias piedras de gran tamaño, vislumbrándose el monasterio de San Lorenzo. El camino alcanza una bifurcación. Tomar el ramal de la derecha que se enfrenta directo a la pendiente.

Busca paso entre las grandes rocas, en la que es la parte más esforzada de este paseo. Enseguida llega a una zona más plana que, a la derecha, concluye en la rotonda situada a los pies del berrueco en cuya cima está la Silla de Felipe II. Aquí abre sus puertas un quiosco prácticamente todos los fines de semana del año.

Senda Ecológica de La Herrería

Hasta aquí llega la carretera, cuyo fin marca una cadena entre sendas columnas. Descender unos pocos metros, para continuar por otra carretera que surge a la izquierda, detrás de una barrera. El primer tramo es en suave ascenso, luego empieza un tranquilo descenso, al tiempo que la solitaria carretera gira a la derecha. No hay que andar demasiado. Este tramo se incluye dentro de la Senda Ecológica de La Herrería, trazada por Patrimonio Nacional, ente gestor de La Herrería.

Tras dejar atrás la Fuente de los Hermanos, otro cartel de madera indica que unos metros a la derecha, medio escondida entre los árboles, abre su boca la Cueva del Oso. La oquedad está formada por dos piedras que conforman un techo triangular. Alargada, en su final se accede a una pequeña cámara con parte de la techumbre abierta. Justo enfrente de la Cueva del Oso, hay un área de descanso de la senda ecológica, con varios carteles que dan cuenta de la flora y fauna de este entorno privilegiado. 

La ruta nos ofrece maravillosas vistas como la de la Silla de Felipe II

Arce monumental y Silla de Felipe II | Alfredo Merino

De regreso por el mismo camino, no queda otra que encaramarse a lo alto de la Silla de Felipe II. No sin ver antes el monumental arce que estos días luce un espectacular color rojizo en su hojarasca. A su lado y clavado en la roca, una placa metálica pasa desapercibida al gentío que visita el lugar. Merece la pena leerla. Recoge la reflexión del propio monarca a propósito de los bosques de su tiempo.

"Una cosa deseo ver acabada de tratar. Y es lo que toca a la conservación de los montes y aumento de ellos, que es mucho menester y creo que andan muy al cabo. Temo que los que vinieren después de nosotros han de tener mucha queja de que se las dejemos consumidas". Se lo dijo Felipe II al Presidente del Consejo de Castilla en el lejano 1582. No ha sido el caso de La Herrería, milagrosamente conservada como era en su origen, tal y como hemos comprobado en este estupendo paseo. Aunque en el resto de nuestra geografía la cosa sí que quedó bastante justa.

Ficha

Tiempo: entre 1.00 y 1.30 horas recorrido ida y vuelta, sin contar las paradas.

Longitud: 3 kilómetros, ida y vuelta por el mismo camino.

Desnivel: metros. (Ermita Nuestra Señora de Gracia, 1.000 metros; Silla de Felipe II, 1.120 metros).

Recorrido: lineal.

Dificultad: ninguna.

Material: botas de marcha, ropa de abrigo.

Recomendaciones: ruta sin dificultades muy indicada para hacerla con niños. 


Queremos saber tu opinión
Participa
Comentario
Acepto las normas de participación
Queremos saber tu opinión
Usuario registrado