Metropoli

Blog Al aire libre

Senda de las Trincheras

Situación. Guadarrama. Madrid.

Cómo llegar. Desde Madrid por A-6 hasta salida 47, dirección Guadarrama, por M-614, hasta la rotonda con la antigua Nacional 6 y tomarla a la izquierda, dirección Puerto del León, hasta la plaza del Ayuntamiento de Guadarrama.

Distancia. 53 kilómetros desde Madrid.

Accesos. Desde la plaza del Ayuntamiento continuar por la calle Alfonso Serna, antigua Nacional 6, dirección Puerto del León durante 400 metros, hasta girar a la izquierda por la calle Dr. Fleming. En su final, girar a la derecha por la calle San Macario dirección La Jarosa. Seguirla hasta su final, dos kilómetros después, pasando bajo la autopista A-6. Ya junto al embalse de La Jarosa, la carretera da un giro de 90º a la derecha. Aquí mismo, bajo el muro del pantano, se encuentra el aparcamiento donde debe dejarse el coche. 

Senda Trincheras

El camino en la parte alta del valle del arroyo de La Chorrera, con el embalse de La Jarosa al fondo | Foto: Alfredo Merino

El entorno privilegiado para el paseo que es el embalse de la Jarosa, se ha visto favorecido los últimos años con la señalización de varias rutas temáticas. De mayor o menor longitud, todas tienen un grado mínimo de dificultad técnica y regalan una visión temática de cada paseo. Este es el caso de la ruta que hoy recorremos, la Senda de las Trincheras, asequible y tranquila excursión recomendable para todos los públicos, que descubre algunos de los abundantes restos de la Guerra Civil española que tanto abundan en esta parte de la Sierra de Guadarrama

Señalizadas con tino, la que hoy recorremos consta de varios paneles explicativos, si bien el primero y principal, situado en el inicio de la ruta, se encuentra completamente destruido por acciones vandálicas, no siendo posible leer otra cosa, que el cartelito de la Senda de las Trincheras, clavado en una de sus patas.

Inicio bajo el muro del embalse

La ruta arranca al pie del muro del embalse de la Jarosa, recorriendo la primera parte de la carreterilla que bordea las aguas. Una primera cuesta lleva a la curva que marca el final del muro. A mano derecha está el amplio panel que señalamos destruido por completo. De frente comienza una pista por la que continuamos.

La amplia pista pasa bajo el histórico pino de La Tejera y deja a mano derecha un par de fincas ganaderas hasta que alcanza una barrera que evita el paso de vehículos. En el otro lado continúa la pista asfaltada en suave ascenso por el interior de un espeso bosque formado por tres especies de pino: laricio, silvestre y resinero.

Después de una curva a la izquierda, se amansa la cuesta hasta alcanzar a un kilómetro del muro del embalse un cruce de pistas, junto a un depósito de aguas situado a la derecha. Es el llamado cruce de las Conejeras, donde se abandona la pista para tomar el camino que rumbo Noroeste, arranca ligeramente a la izquierda de ésta, justo al pie de un viejo cartel que advierte de los peligros de los incendios forestales.

Enseguida el camino se define y marca con señales. A la derecha y bajo los pinos aparece un segundo depósito de aguas. Unos metros delante de una caseta blanca, se alcanza un cartel que explica la naturaleza de la pinada donde nos encontramos y su plantación.

Horizonte despejado

Después de una larga travesía horizontal, la senda cruza una zona despejada en mitad de la ladera. Es aquí donde se ensancha el horizonte, regalando hermosas perspectivas del embalse de La Jarosa y también del cordal de los Montes del Escorial, bajo los que destaca la cruz del Valle de los Caídos.

Vista de los Montes de El Escorial y la cruz de los Caídos, desde la mitad de la marcha | Foto: Alfredo Merino

El camino transita por la parte alta de la barranquera abierta por el arroyo de La Chorrera, situado unas decenas de metros más abajo, a la izquierda. Por la parte alta de la depresión abierta por este cauce, el camino alcanza un segundo panel, que hace referencia a las trincheras de la guerra civil, ocho décadas después, simples surcos desgastados en el suelo de la pinada.

Sigue una cerrada curva a la derecha y el repecho más empinado de la ruta. Se pasa junto a las ruinas de unas casas, que era donde habitaban los resineros que explotaban este pinar. Luego se alcanza una pista que cruzaremos directos, para continuar ladera arriba. A la izquierda se extiende la amplia pradera del Horcajo, donde se localiza una fuente.

Pincha aquí para ver más fotografías de la excursión.

El sendero sigue un tramo ladera arriba, luego gira a la izquierda para alcanzar los restos mejor conservados de la contienda. Se trata de restos de edificaciones, un búnker y trincheras. En esta parte de la ladera abundan los restos, fácilmente identificables a poco que se abandone el sendero en uno u otro lado, en especial a la derecha, en sentido de subida.

El siguiente repecho nos lleva a una segunda pista, que cruza horizontal la ladera. Tomarla a mano derecha, iniciando el regreso con una tendida bajada. Siempre por la pista principal, tras una cerrada curva se desemboca en un cruce de pistas. Cruzar recto la pista que alcanzamos, para continuar por el camino que sigue dirección Sureste. En descenso, medio kilómetro después se llega al cruce de Las Conejeras, desde donde se desanda el camino que nos trajo hasta aquí, en el inicio de la ruta.

Ficha

Tiempo. Entre 2 y 2.30 horas.

Longitud. 6,5 kilómetros.

Desnivel. 210 metros. (Aparcamiento La Jarosa, 1.075 metros; pista alta, 1.285 metros).

Recorrido. Circular.

Dificultad. Ninguna.

Material. Botas marcha.

Recomendaciones. Llevar agua y protección solar.


Queremos saber tu opinión
Participa
Comentario
Acepto las normas de participación
Queremos saber tu opinión
Usuario registrado