Metropoli

Blog Al aire libre

Mirador de los Zorros

Situación. Cercedilla. Sierra de Guadarrama. Madrid.

Cómo llegar. Desde Madrid por A-6, autopista de A Coruña, hasta Collado Villalba. Continuar por M-601, dirección puerto de Navacerrada y Segovia, hasta el kilómetro 12,3 donde se sigue dirección Cercedilla por M-614 y M-622.

Distancia. 58 kilómetros desde Madrid.

Accesos. Una vez en Cercedilla, atravesar el pueblo hasta cruzar las vías del 'Eléctrico' del Guadarrama, nada más pasarlas, girar a la derecha por la avenida Ramón y Cajal, que al poco pasa a llamarse avenida José de Aguinaga. Seguirla 1.200 metros, junto a las vías, hasta el apeadero de Las Eras. A mano izquierda, junto a una parada de autobús, empieza la ruta por la calle del río Guadiana.

  

dibujo zorro

Una excursionista ante una de las figuras grabadas en los canchales del Mirador de los Zorros | Foto: Alfredo Merino

Han proliferado los últimos años en el entorno de Cercedilla petroglifos, grabados pintados de negro en algunos canchales, con las figuras de animales que viven en la Sierra de Guadarrama. Aunque no siempre, suelen aparecer en lugares prominentes y destacados, como si quisieran gozar de buenas vistas. Así hemos visto, buitres, corzos, águilas y hoy, zorros. 

Una pareja de los astutos cánidos se solaza en la cimera de un risco sin nombre, perdido en la loma que desde los miradores de los Poetas desciende hasta Cercedilla. No es sencillo encontrarla, pues el bosque es un laberinto, pero merece la pena seguir las indicaciones, para disfrutar de un vista del pie de sierra que quién sabe cuánto tiempo lleva disfrutando esta pareja de zorros.

Apeadero de Las Eras

Arranca la ruta en la avenida Ramón y Cajal, a la altura del abandonado apeadero de Las Eras, cuyo lamentable estado es muestra del nulo interés que RENFE tiene por mantener el histórico tren alpino del Guadarrama. De las dos calles que arrancan delante de la parada del autobús, tomar la de la derecha. En realidad, una pista de tierra, la calle río Guadiana, bordea en ascenso los últimos chalets que tiene Cercedilla en esta parte de la sierra.

Seguir 300 metros la calle río Guadiana, hasta la altura del nº 10. En este punto, la calle sigue de frente y hacia abajo. Girar a la derecha por una pista cuesta arriba. Enseguida alcanza una cancela. Cruzarla y continuar subiendo por la pista, que gira a la izquierda y enseguida alcanza el collado de los Burros.

Un poco más adelante, buscar en la segunda pradera un camino que surge a la derecha y se dirige al pinar y la ladera que asciende hacia el pico Majalasna. Aunque poco marcado, no resulta complicado de encontrar, pues empieza justo al lado de una característica piedra cúbica. Tras ello, penetra en el pinar y se define por completo. En suave ascenso con ligera tendencia a la derecha, pasa entre algunas piedras de gran tamaño y deja unos metros más arriba y a la izquierda, la cimera del cerro de las Eras, que puede subirse con mínimo esfuerzo. 

Muy cerca de su cumbre, la senda desemboca en una prolongada pradera desde la que se obtienen inéditas vistas de Siete Picos, colgados sobre su profunda Cóncava. Es también un buen lugar para localizar hacia la mitad de la loma que baja del Mirador de los Poetas, un grupo de piedras que asoma en la pinada. Es sobre ellas donde se localiza el mirador de los Zorros.

 

Raso de Pedro Morales

Horizontal, incluso en suave descenso y en decidida dirección norte, la senda concluye en otra perpendicular, que marcha dirección oeste-este. De tomarla a la izquierda, se alcanza la Fuenfría. A la derecha lleva a Camorritos. La tomamos unos pocos metros a esta mano, hasta una pequeña pradera, justo en un collado no demasiado definido.

Se trata del raso de Pedro Morales, mínima horcada abierta en el bosque, desde donde hay que localizar un camino que ladera arriba y al principio en clara dirección noroeste, se enfrenta a la pendiente. Es sencillo de encontrar, pues está marcado con abundantes círculos amarillos pintados sobre los troncos de los pinos.

El camino se define, llegando a ser una zanja en algunos trechos. Gran culpa de esta grave erosión la tienen los numerosos ciclistas que descienden sin el menor miramiento por un sendero, cuyo uso debiera ser exclusivo para los caminantes. Y aquí lanzamos un ruego a los agentes forestales y del Seprona para que acaben con estas injustificables tropelías.

piedra

Junto a la gran piedra que marca el inicio de la Senda del Sevillano | Foto: Alfredo Merino

No se tarda en alcanzar una encrucijada de caminos. Está justo delante de una gran piedra. A la izquierda, el camino principal nos lleva al corazón de la Fuenfría. El de la derecha, menos importante, se enfrenta a la ladera tras pasar entre la gran piedra y un enorme montón de guijarros rematados por un poste de madera.

Pincha aquí para ver más fotografías de la excursión.

Recorrer esta senda llamada del Sevillano que con sucesivas revueltas gana altura con relativa rapidez. A unos 400 metros de la bifurcación de la gran piedra, se localiza a la derecha del camino un pequeño hito de piedras. Se erige sobre el tocón de un pino cortado, justo delante de otro árbol con un círculo amarillo.

Abandonar en este punto la senda del Sevillano y dirigirse rumbo Este en horizontal, siguiendo el camino señalado por sucesivos pequeños hitos de piedra. No hay que andar mucho más de cincuenta metros, para arribar a una zona despejada, encima  de unos grandes lanchares de roca. En una pequeña oquedad de su amplia y plana cimera se descubren los petroglifos de los zorros. Son una cabeza de gran tamaño y un ejemplar entero. Ambos parecen contemplar el paisaje. Hacen bien, merece la pena.

Ficha

Tiempo: entre 1.30 y 2.00 horas.

Longitud: 5 kilómetros.

Desnivel: 185 metros. (Apeadero de Las Eras, 1.260 metros; Mirador de los Zorros, 1.475 metros).

Recorrido: ruta lineal. Ida y vuelta por el mismo camino.

Dificultad: fácil.

Material: botas de marcha, protección solar, agua abundante.

Recomendaciones: ruta de esfuerzo físico medio. Posibilidad de extravío en los cruces descritos hasta el inicio de la Senda del Sevillano, marcada con círculos amarillos y para encontrar el corto desvío que lleva al Mirador de los Zorros. Ausencia de agua en todo el recorrido.


Queremos saber tu opinión
Participa
Comentario
Acepto las normas de participación
Queremos saber tu opinión
Usuario registrado