Metropoli

Blog Al aire libre

Estepas del río Torote

Situación. Daganzo de Arriba.

Cómo llegar. Desde Madrid, por A-2, autopista de Barcelona, hasta salida 17ª, dirección Ajalvir. Seguir por M-115 y M-108 dirección Ajalvir. Desde este pueblo, por M-100 hasta Daganzo. En la segunda rotonda de esta localidad, tomar la primera a la derecha, M-118, dirección Alcalá de Henares.

Distancia. 38 kilómetros desde Madrid.

Accesos. Salir de Daganzo de Arriba por M-118, dirección Alcalá de Henares. Seguir durante 3,3 kilómetros, hasta el puente sobre el río Torote. La pista por la que comienza la ruta está situada nada más cruzarlo, a la izquierda, Norte; kilómetro 1,3 de la M-118. El coche puede dejarse antes de cruzar el río, a la derecha de la carretera.

A escasa distancia de una de las zonas más industrializadas de la región madrileña, el populoso corredor del Henares, y justo al norte de carreteras, circunvalaciones, aeropuertos, centros comerciales, fábricas y polígonos industriales, el campo se adormece entre paisajes de antaño. Sus parajes regalan un viaje al tiempo en que no conocían más sobresalto que las esquilas de las cabras, el ladrido de los mastines y el trasiego de las mulas pintando recta tras recta con el arado.

Remansada entre mínimos cantiles, la vega del humilde río Torote se abre paso entre tierras de cultivo, cuyas líneas rectas se pierden en un horizonte de cerros romos que esconden el bullicio del tráfico y la industria alcalaínos.

Junto al río Torote en las proximidades de la Ermita de la Vírgen del Espino. Foto: Marga Estebaranz.

En medio de estas interminables estepas cerealistas, un pueblo abandonado, Fresno de Torote, aunque llegar hasta él caminando es asunto imposible, pues una batería de carteles que prohiben el paso, defienden las pistas que lo alcanzan. Nos contentaremos con una visita a la ermita de la Vírgen del Espino, en cuyo arrimo se extiende un agradable área recreativa y a donde el segundo sábado de septiembre se celebra una populosa romería.

El mejor punto de arranque de la caminata es a la vera del río Torote, junto al puente de la carretera de Daganzo a Alcalá. En su lado sur, que es la orilla izquierda, arranca del asfalto una pista que sin el menor sobresalto remonta la corriente, justo por encima del barranquillo que han abierto sus aguas, situadas a mano izquierda. En el otro lado, los cultivos alcanzan el pie de los gastados altozanos de los cerros del Grullo y La Galiana.

[Pincha aquí para ver más imágenes de esta excursión]

En compañía del río

Transcurridos unos 500 metros del inicio, la pista gira a la derecha y da una corta bajada. Luego rectifica a la otra mano y continúa con el río a la derecha. Carteles de vía pecuaria salpican la ruta, que no hace otra cosa que lo que le marca el Torote, de juntos que marchan ambos.

Después de una amplia curva a la derecha, el camino se adentra en las fresnedas y alamedas que crecen en el fondo de la vaguada abierta por el río. Las espesuras formadas por estos bosquetes y la cerrada vegetación que crece junto al agua convierten la zona en residencia favorita de decenas de especies de aves. También se ven huras conejeras y abundantes huellas de jabalíes. En el cielo no escasean los milanos.

Sobre los cantiles abiertos por el río Torote. Foto: Marga Estebaranz.

Algo después el cauce se estrecha, apareciendo paredones terrosos donde encuentran acomodo los bandos de grajillas. A los 3,5 kilómetros del inicio se alcanza una pista, tomarla a la derecha lo que nos permite evitar un meandro avanzado del río. Seguirla unos 400 metros, hasta que unas rodadas que separan en la izquierda dos panes de cereal, nos llevan de nuevo al camino que marcha pegado a las aguas.

A los 5 kilómetros del inicio, un vado que se abre a la izquierda nos permite cruzar las aguas. Ya en la orilla, derecha, seguir el camino hasta una pista que se toma a la izquierda. Por ella y en 5,5 kilómetros se alcanza la ermita de la Virgen del Espino.

Ficha

Tiempo: 2:30 a 3:00 horas, ida y vuelta.

Longitud: 11 kilómetros, ida y vuelta.

Desnivel: 35 metros (inicio ruta, río Torote, 615 metros; ermita de la Vírgen del Espino, 650  metros).

Recorrido: Ruta lineal. Regreso por el mismo camino que a la ida.

Dificultad: Fácil.

Esfuerzo: Bajo.

Material: Botas de marcha, ropa de abrigo, protección solar y agua.

Recomendaciones. Algunas partes del camino y los tramos cercanos al agua pueden estar encharcados tras lluvias.


Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate