Metropoli

Blog Al aire libre

Monte Abantos

Situación. San Lorenzo de El Escorial, Madrid.

Cómo llegar. Desde Madrid por A-6 hasta salida 47. Seguir por M-600 dirección San Lorenzo de El Escorial.

Distancia. 65 kilómetros desde Madrid.

Recorrido. Ruta circular.

Accesos. Desde la esquina noroeste de la explanada del Monasterio de San Lorenzo seguir por calle San Conrado hasta su final, donde se toma a la derecha la calle Marqués de Borja. Girar por calle Alarcón, primera a la izquierda, que empalma con la Avenida de Carlos Ruiz. Seguirla hasta el final, donde una curva cerrada pasa bajo la pared de la presa del Romeral. Algo más adelante está el hotel Felipe II, Euroforum. Unos metros antes, a mano izquierda, hay un aparcamiento donde puede dejarse el coche. El camino es el primero que sale a la izquierda del asfalto, nada más sobrepasar la pared del pequeño embalse.

Cumbre del Monte Abantos, con la Sierra de Guadarrama nevada al fondo. |Foto: Marga Estebaranz.

Aunque hoy en desuso, la palabra castellana abanto durante siglos ha señalado a los alimoches y, por extensión, a los buitres tan abundantes otrora en la geografía española. Herencia del nombre son diferentes dichos asociados a su comportamiento, como es comer como un abanto, referido a las personas que comen con ansia o aquellas otras a las que una comida abundante las deja amodorradas e incapaces de otra cosa que sestear, igual que los buitres y alimoches son incapaces de levantar el vuelo después de sus festines en los muladares.

[Pincha aquí para ver más imágenes de la excursión]

Sí quedará este nombre para la posteridad gracias a la geografía. Concretamente, perchado a la hermosa montaña que se alza sobre San Lorenzo de El Escorial. Fueron los cantiles y crestas del Monte Abantos lugar donde durante siglos encontró acomodo una importante colonia de estos carroñeros, hasta el punto de darle nombre. En la actualidad no queda ninguno, si bien han sido localizadas algunas parejas de buitre leonado intentando nidificar en los cantiles del entorno de esta localidad madrileña.

Nuestra bitácora, ligada las últimas semanas a los topónimos animales, visita hoy este monte cuyo nombre señala un pasado natural más vigoroso que el que tiene en la actualidad. El ascenso recomendado no puede ser otro que el Sendero de Gran Recorrido GR-10, si bien con algunas variantes en su inicio que le hacen ganar atractivo. Tras el ascenso del vallejo del arroyo del Romeral, el camino concluye por la tendida arista de rocas hasta la misma cumbre del pico.

Este tramo del GR-10, es junto el Camino Schmid el más recomendable de su largo tránsito por toda la Sierra de Guadarrama. Menos multitudinario que aquel, también tiene grandes atractivos, como un firme amplio y sin dificultades y el transitar por escenarios de gran belleza.

Inicio en la presa de El Romeral

Desde el pie de la pequeña presa de El Romeral, en la parte alta de San Lorenzo de El Escorial, tomar el camino que arranca unos metros a la izquierda del muro. Los primeros metros son especialmente empinados. Luego gira a la derecha y continúa el ascenso pegado a la cerca que cierra los dominios del embalse.

Finalmente cruza una cancela, situada bajo una torre de un tendido eléctrico y desemboca en una amplia pista horizontal.

Tomarla a la derecha y seguir un largo descenso hasta que la pista gira a la derecha, al tiempo que cruza el arroyo del Romeral. Nada más pasar las aguas, buscar las señales blanquirrojas, que han sido repintadas la temporada pasada, para abandonar la pista por un camino a mano izquierda que acomete la subida de la ladera.

No tarda en alcanzar una carretera, a la altura de una curva cerrada. Del otro lado del asfalto sigue el camino. A partir de este momento se enfrenta a su parte más esforzada. Recorre la ladera por el interior del bosque trazando sucesivos zigzagues que le hacen ganar altura. Aunqu esforzado, el camino es amplio y sin la menor dificultad, apto para todos los públicos.

Arriba y a la derecha, asoman entre los árboles las crestas y paredes donde antaño anidaban los abantos. Una larga tirada a la izquierda, le hace separarse de las rocas, hasta un último repecho que emboca al sendero en la parte alta del valle, ya muy tumbado y abierto.

Continuar por el camino, ahora por un terreno donde el bosque resulta cada vez más abierto. Una última cuesta, en cuyo centro se sitúa la fuente del Cervunal, concluye en una ancha pista transversal. Tomarla a la derecha, hasta alcanzar el borde de la cresta rocosa, a escasa distancia de una caseta antiincendios situada en la punta más alta.

Abandonar la pista, que se dirige a la caseta, para girar a la izquierda y tomar un camino que en la cercanía del borde de los precipicios que caen sobre El Escorial, recorre la última parte de la cresta, ya muy tendida, hasta la explanada rocosa que es la cima del Abantos.

Ficha

Horario: Entre 2.30 y 3.00 horas para el recorrido ida y vuelta.

Longitud: 11,5 kilómetros, recorrido ida y vuelta por el mismo camino.

Desnivel: 641 metros. (Embalse del Romeral, 1.122 metros; pico Abantos, 1.763 metros).

Dificultad: Fácil.

Material: Botas de montaña, ropa de abrigo y bastones de marcha.

Recomendaciones: En invierno, puede haber nieve abundante y algunos tramos con nieve y placas de hielo en la parta alta de la ruta. Excursión de longitud y desnivel medios que discurre por el interior de los pinares sobre San Lorendo de El Escorial.


Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate