Metropoli

Blog Al aire libre

Collado Cabrón

Situación. La Pedriza del Manzanares. Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Cómo llegar. Desde Madrid por M-607 y M-608 hasta Manzanares el Real.

Distancia. 56 kilómetros desde Madrid.

Accesos. Sin entrar en la población, sobrepasar Manzanares el Real y alcanzar la rotonda del Montañero. Continuar 500 metros por la M-608, hasta el primer desvío a la derecha, dirección Canto Cochino, punto de partida y final de la marcha. La ruta comienza al final del aparcamiento principal.

Información: Centro de Visitantes del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Tel: 918 539 978. Horario: todos los días de 10.00 a 18.00 horas.

Vista de la Cuerda Larga desde la primera parte del camino al collado Cabrón. Foto: Marga Estebaranz.

Señala el insigne Domingo Pliego que tal vez deba este collado su singular nombre a un lance de caza que tuviera lugar en la Edad Media, cuando en estos quebrados parajes se cazaban osos, venados y cabras. El nombre se recoge en el Libro de la Montería, escrito en el siglo XIV, siendo uno de los más antiguos topónimos de la sierra de Guadarrama, junto con el cercano Yelmo. Remacha Pliego afirmando que su nombre exacto es Collado del Cabrón, "aunque los frecuentadores de la Pedriza lo suelen abreviar conla denominación de collado Cabrón".

[Pincha aquí para ver más imágenes de la excursión]

Este portacho es el primero que se alza al inicio por su lado oeste de la cuerda del circo de la Pedriza del Manzanares y, junto con el de la Dehesilla, uno de los dos collados más importantes del importante roquedo madrileño. Su ascenso es un entretenido ejercicio para días de clima poco seguro y en los que no se tienen demasiado tiempo o ganas para una actividad más importante. También resulta recomendable para realizar con niños, por la variedad de paisajes que recorre y su nula dificultad, excepto el esfuerzo que conlleva salvar un desnivel cercano a los 300 metros.

Inicio en Canto Cochino

Empezar a andar en el final del aparcamiento principal de Canto Cochino, donde un cartel explica una ruta que sube al collado Cabrón y al Cancho de los Muertos. Cruzar la pasarela que permite salvar el río Manzanares, bastante crecido de agua estos días por causa de las últimas lluvias y nevadas. En el otro lado y ante a la entrada de la Casa de Oficios, tomar el camino a la izquierda que salva una corta pendiente con el suelo enlosado. Se desemboca en un claro del bosque. Enfrente, sendos carteles indican las rutas principales que se inician en este punto.

Tomar el camino que a mano izquierda remonta el valle del Manzanares, con las aguas del río siempre a mano izquierda y un tanto alejadas. El de la derecha es la famosa 'Autopista de la Pedriza' y  conduce al interior del roquedo y al refugio Giner. Será el camino por el que regresaremos al punto de partida.

El camino que tomamos, ancho y al principio sin apenas desnivel, discurre por el interior del pinar y cruza varios arroyos que bajan de la derecha. No hacer caso de las bifurcaciones, por lo general poco marcadas, que se abren hacia esta mano y penetran en la maleza de arbustos. Siempre por la senda principal, se sortean afloramientos rocosos y salva un primer trecho en pendiente.  Alcanza una zona despejada después de una suave bajada. Es una zona desde donde se contemplan las Cabezas de Hierro y el primer tramo de la Cuerda Larga. Más adelante, a eso de la media hora del inicio de la marcha, el camino se bifurca. El de la izquierda baja decidido hacia el río. Tomamos el de la derecha, que enseguida emprende una importante subida.

Subida al collado Cabrón con la nieve caída los últimos días. Foto: Alfredo Merino.

Siempre por el interior del bosque, el sendero encara la pendiente y gana altura con sucesivos zigzagues. Un giro a la izquierda precede a una tirada con menos inclinación por una zona despejada de arbolado. De nuevo en el interior del bosque, el camino discurre por la depresión situada en la vertiente oeste del collado del Cabrón. Por último, varios zigzagues llevan hasta el portacho.

El del Cabrón no es un collado al uso, ni como podría imaginarse: un paso despejado entre dos montañas. Todo lo contrario. Es un paso que permite atravesar un cordal montañero, por supuesto, pero de despejado no tiene nada. Primero está el laberinto de rocas que emergen del suelo, pero sobre todo la espesa cobertura vegetal donde abundan los pinos, arbustos y matorrales que ocultan por completo su naturaleza.

La importancia del collado queda señalada por los cinco caminos que aquí confluyen. El primero es por el que hemos venido. A la izquierda, Norte salen dos. El primero es el que recorre las crestas de la integral de la Pedriza. El segundo, que se inicia unos metros más adelante, a la izquierda, es la llamada Senda del Icona y lleva al interior del circo de la Pedriza. A mano izquierda, Sur, y con su inicio algo difuminado entre matorrales y piedras está el camino que lleva al cercano Cancho de los Muertos. Por último, de frente, dirección Este, está el camino que desciende al fondo del valle del arroyo de la Dehesilla. Es el que seguiremos.

Bajada al refugio Giner

Avanzar unos metros por el amplio collado recubierto de arbolado. Enseguida se obtienen buenas vistas del interior de La Pedriza, con los Molondrios, el risco del Pájaro, Las Buitreras y el collado de la Dehesilla a mano izquierda y la Pedriza anterior justo enfrente, destacando el cancho de la Cueva de la Mora y Peña Sirio. El camino no tiene mayor misterio que descender por los numerosos zigzaques que concluyen en un sendero principal. Es la citada Autopista de la Pedriza.

Refugio Giner de los Ríos. Foto: Marga Estebaranz.

Una buena manera de completar la subida al collado Cabrón es visitar el cercano refugio Giner de los Rios. Para ello, tomar este amplio camino a mano izquierda, según se desciende del collado, para seguirla durante unos doscientos metros, hasta alcanzar una bifurcación. Tomar la opción de la derecha y cruzar el puente de madera situado aquí mismo sobre el arroyo de la Dehesilla.

En el otro lado se alcanza el prado Peluca, sobre el que se divisa el refugio Giner de los Rios. Remontar la corta pendiente hasta alcanzarlo. En este lugar es posible comer y descansar antes de emprender el regreso. Para ello, descender al prado Peluca y cruzar de nuevo la pasarela, para empalmar con la Autopista de la Pedriza, por la que se alcanza Canto Cochino en veinte minutos.

Ficha

Tiempo: Entre 3 y 4 horas.

Longitud: 8 kilómetros.

Desnivel: 278 metros (Canto Cochino, 1.025 metros; collado Cabrón, 1.303 metros).

Recorrido: Ruta circular con salida y llegada en Canto Cochino. Dificultad: Fácil.

Material: Botas de marcha, bastones, ropa de abrigo.

Recomendaciones: Toda la ruta descrita circula por amplios y sencillos caminos sin dificultades. La presencia ocasional de nieve en esta época del año exige llevar calzado adecuado, así como polainas para evitar que penetre en el interior del calzado. Evitar con tiempo inestable.


Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate