Metropoli

Blog Al aire libre

La Gran Cañada: Un paseo entre roquedos por viejos caminos de pastores

FICHA

Tiempo: Entre 2 y 3 horas para el recorrido entre Canto Cochino y Canto del Berrueco. De 5 a 6 si se regresa a pie por Manzanares.

Longitud: 7 kilómetros de entre los cantos Cochino y del Berrueco. 18 kilómetros para la ruta circular regresando por Manzanares.

Desnivel: 302 metros de desnivel positivo(Canto Cochino, 1.025 metros, Collado de la Pedriza, 1.327 metros).

Recorrido: Ruta lineal si se hace solo la travesía Canto Cochino-Canto del Berrueco. Ruta circular si desde el segundo punto, se regresa por Manzanares el Real. 

Regreso: Para hacer la ruta en un solo sentido es necesario contar con dos vehículos, dejando uno en cada extremo. Para hacer la ruta circular, regresar desde Canto Cochino por Manzanares el Real y la Garganta Camorza, según se explica en la descripción del itinerario.

Dificultad: Baja, aunque la opción circular es de bastante longitud. Los caminos están señalizados, aunque existe la posibilidad de perderse en el último tramo de la Gran Cañada, antes de iniciar el descenso al arroyo del Recuenco.

Material: Botas de marcha, bastones, agua en abundancia.

Recomendaciones: Primavera y otoño son las mejores épocas del año para esta ruta. Ante la menor duda de pérdida del sendero, desandar hasta el último punto reconocido para recobrar el camino correcto. Evitar con tiempo inestable, niebla y si está la piedra mojada.

Protegida como figura legal y convertida en el paraíso del ocio montañero madrileño desde hace un siglo largo, la Pedriza del Manzanares perdió a quienes fueron sus primeros y más prolongados visitantes hace casi tanto tiempo. Hablamos de pastores y cabreros, ganaderos que con sus rebaños, hatos y recuas aceptaron como casa el áspero roquedo. Ellos eran los únicos que se aventuraban en los rubios vericuetos donde solo podían encontrar el sobresalto de alimañas, bandidos y leyendas fantasmagóricas.

A pesar de ello, con su ancestral sabiduría senderaban entre las peñas descubriendo majadas, fundando refugios, abriendo fuentes y plantando mínimos huertos como el mítico crecido a los pies del Cancho Centeno. Al triscar por el roquedo, también trazaron veredas y caminos. Hoy recorremos el más importante de todos, la Gran Cañada, pasmosa pradera alargada que acuesta sus dos kilómetros de verdor a mediodía de la Pedriza Anterior, la más cercana a Manzanares.


Vea todas las imágenes de la excursión

Llamada así mismo Gran Pradera, permite un recorrido recto de Este a Oeste, a una altura razonable pero sin penetrar en las ariscas condiciones que reinan Pedriza adentro. Sirve también de unión entre dos parajes singulares de este macizo, los canchos Cochino y del Berrueco, con una singular travesía que regala una caminata tan asequible como hermosos son los escenarios que cruza.

Arranca la marcha en el puente que cruza el río Manzanares en Canto Cochino. Del otro lado gira a la derecha entre el río y la cerca de la Casa de los Oficios hasta que alcanza una amplia pradera. Se cruz dirección Sureste para atravesar por otra pasarela el arroyo de la Dehesilla que confluye unos metros más adelante con el Manzanares.

En la otra orilla girar hacia el norte y seguir por el amplio camino con el arroyo a la izquierda unos cien metros hasta empalmar con un evidente camino que se enfrenta a la empinada ladera de la derecha. El primer tramo resulta bastante empinado y se caracteriza por circular en varios tramos por el interior de una profunda zanja. 

Barranco de los Huertos

No se tarda demasiado en vencer la pendiente, desembocando en un valle dispuesto en dirección Oeste-Este. Es el Barranco de los Huertos, que seguiremos hasta su final, siempre por el camino principal, que al final de la zona llana deriva hacia la derecha, Sureste, en una zona donde hacia el valle gira hacia el Noroeste, volviéndose más cerrado y emboscado. 

El camino acomete una segunda ladera bastante empinada. Rumbo a un visible collado que, a pesar de lo que parece, no se tarda demasiado en alcanzar. En el collado gira hacia el Sur, para inmediatamente y al tiempo que baja unos metros, da otro giro hacia el Este.

Sigue un tramo por mitad de una ladera cubierta de un cerrado jaral. Más o menos horizontal, enseguida se alcanza un punto donde se descubre una alargada pradera que llega hasta el último collado del horizonte. Se trata de la Gran Cañada, que es recorrida en toda su longitud por un camino. 

Desde el altozano se descubren los numerosos abrigos que proporcionaron las rocas a los pastores y la abundancia de hierba, aún en pleno invierno. No es de extrañar que este paraje fuera el preferido de los cabreros y ovejeros que se aventuraron por la Pedriza.

Una vez en el camino, no hay más que seguirlo. Por fortuna se trata de una senda amplia y que ha sido recientemente pintada con señales blancas y rojas. La razón ha sido el último cambio en el recorrido del GR-10, que antes cruzaba la Pedriza por el collado de la Dehesilla, algo más al Norte, y que ahora ha sido reconducido a estas latitudes mucho menos esforzadas.

En ligera subida se alcanza el collado de La Pedriza, que es recorrido en toda su longitud por una vieja cerca de piedra. Del otro lado sigue una suave bajada hasta una segunda pradera. De menores dimensiones, no es menos hermosa que la primera.

Mientras que la primera pradera es un lugar muy frecuentado, entre otras cosas porque por ella pasa el camino normal de subida al Yelmo. Esta zona se distingue sobre todo por lo solitaria que resulta.

Al final de la corta bajada se llega a un riachuelo que discurre por una profunda zanja que corta nuestro paso. Buscar el vado en el lado inferior de la pradera, justo en el punto que nuestro camino se cruza con otro que sube de la derecha. Es la Senda Carboneras, que viene de Manzanares. Señalizada con marcas blancas y amarillas, sigue hacia el Norte el trazado del arroyo. 

Nuestra ruta continúa de frente, hacia el Este. Hacia la derecha se obtienen buenas perspectivas del embalse de Santillana, Cerro de San Pedro y en el lejano horizonte, la silueta de las Cuatro Torres. A la izquierda surgen riscos como Peñas Cagás, el risco de los Martes y Cancho Traviés. 

Arroyo del Recuenco

El siguiente camino resulta el más cansino, al discurrir por el centro de espesos jarales que dificultan el paso. Es importante no perder el camino en esta parte, que termina en un segundo collado en la zona de Los Portalones, ya por terreno despejado. Las señales del GR-10 ayudan bastante a seguir el rumbo, que a partir del segundo collado, emprende una vertiginosa bajada, a lo que ayudan los numerosos zigzagues que da la senda entre las peñas.

Siempre con dirección Este, la empinada bajada se prolonga un largo trecho hasta una cerca de piedra. Sigue un trecho horizontal, alcanzándose el arroyo del Recuenco. Continúa en la otra orilla un camino horizontal. Se deja a la izquierda una casa y después, el camino se hace pista. La siguiente tirada es en suave subida. Sigue una bajada y curva a la izquierda hasta un segundo arroyo.

Una corta subida deja la finca Los Aljibes a la izquierda, Norte. Prosigue horizontal, hasta desembocar en una segunda pista más importante que llega desde el Sur, izquierda. Aquí mismo y tras una valla, asoma el Cancho de El Berrueco.

Para el regreso, seguir por la pista principal dirección Sur. En poco más de dos kilómetros se alcanza la M-608, a la altura del kilómetro 21,5. Cruzar la carretera y proseguir a mano derecha, Suroeste, por el camino paralelo al asfalto. En tres kilómetros se alcanza Manzanares el Real. Sólo queda remontar el curso del río Manzanares, primero por la Avenida de la Pedriza hasta el Tranco y luego por la garganta Camorza hasta llegar al punto de partida en Canto Cochino.

Datos prácticos

Situación. Pedriza del Manzanares. Parque Natural de la Cuenca Alta del Manzanares.

Cómo llegar. Desde Madrid por M-607 y M-608 hasta Manzanares el Real.

Distancia. 56 kilómetros desde Madrid.

Accesos. Sobrepasar Manzanares el Real, sin entrar en la población, hasta alcanzar la rotonda del Montañero. Continuar 300 metros por la M-608, dirección Cerceda, hasta el primer desvío a la derecha que lleva a Canto Cochino. 

Información: Centro de Educación Ambiental del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Tel: 918 539 978. Horario: todos los días de 10.00 a 18.00 horas.


Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate