Metropoli

cine

PELICULA

El Gran Hotel Budapest

  • Trailer
Sinopsis

EL GRAN HOTEL BUDAPEST narra la historia de un legendario recepcionista de un famoso hotel europeo en el periodo de entreguerras, y de su amistad con un joven empleado que llega a ser su protegido de confianza. El argumento incluye el robo y la recuperación de un cuadro renacentista de inestimable valor, la lucha por una enorme fortuna familiar, y las lentas ?y luego repentinas? agitaciones que transformaron la totalidad de Europa durante la primera mitad del siglo XX.

    ELMUNDO.es no elabora los datos de la cartelera y por ello no puede hacerse responsable de posibles fallos en los horarios.

    Wes Anderson en estado puro

    Wes Anderson es un director con un discurso sumamente personal y original, cuya irregular filmografía alterna momentos de extrema brillantez con otros, como mínimo, discutibles. Hasta el momento, ha firmado siete largometrajes y tan sólo uno, Moonrise Kingdom, puede ser considerado redondo, mientras que el resto son montañas rusas que, en cuestión de segundos, ascienden hasta lo más alto o se despeñan desenfrenadamente, sin solución de continuidad. El Gran Hotel Budapest no es una excepción a esta norma y los desarreglos y la falta de equilibrio son su característica principal, si bien es cierto que, a diferencia de otros títulos de Anderson como Los Tenenbaums o Life Aquatic, la parte positiva tiene en esta ocasión más peso que la negativa. Inspirado en varios relatos del genial escritor austriaco Stefan Zweig, el filme pretende rendir homenaje a esa vieja Europa de cuento, entre rancia y mágica, que siempre ha fascinado a los estadounidenses. Y lo consigue, gracias a un fastuoso diseño de producción.

    Respecto a la puesta en escena, luces y sombras: Anderson consigue planos de una belleza sin igual jugando con las simetrías y los colores, pero su apuesta por una estética de dibujos animados posmodernos no acaba de convencer y, a ratos, la caricatura resulta ligeramente irritante. Y las excesivas citas y referencias culturetas deberían de saturar hasta al más radical gafapasta. El irrepetible reparto, casi todos amiguetes del director, es un valor añadido y todos dan la sensación de haberse divertido mucho. Y la banda sonora es excepcional.