Pintura y fotografía, juntas pero no revueltas

Anterior Siguiente
0 / 10
En <em>La muerte de Coltelli</em>, Tom Hunter hace un guiño más que significativo a Eugène Delacroix, que en 1827 convirtió en lienzo el dramático episodio de <em>La muerte de Sardanápalo</em>, el último rey de Asiria que, tras comprobar cómo sus dominios eran asediados por el invasor, decide suicidarse en sus aposentos después de incendiar su palacio y la ciudad para evitar que el enemigo se apropiase de sus bienes.

En La muerte de Coltelli, Tom Hunter hace un guiño más que significativo a Eugène Delacroix, que en 1827 convirtió en lienzo el dramático episodio de La muerte de Sardanápalo, el último rey de Asiria que, tras comprobar cómo sus dominios eran asediados por el invasor, decide suicidarse en sus aposentos después de incendiar su palacio y la ciudad para evitar que el enemigo se apropiase de sus bienes.